Buscar este blog

LA IMPORTANCIA DEL PISO PÉLVICO

El suelo pélvico está constituido por un grupo de músculos que dan soporte a los órganos pélvicos durante la vida de una mujer y que se sitúan en la parte inferior de la pelvis, cerrando la cavidad abdominal. 





Sus funciones son proporcionar control de esfínteres, dar soporte a los órganos pélvicos, contrarrestar los aumentos de presión que ocurren a nivel del abdomen y pelvis como levantar pesos, estornudar, reír, toser, hacer esfuerzos, etc.; aumentar la presión a nivel intravaginal, constituir el canal del parto, por donde desciende el bebé y provocar la rotación de la cabeza del bebé en el parto cuando el músculo elevador del ano se contrae.

Los estudios científicos revelan la importancia del piso pélvico en momentos como el puerperio, el embarazo y el parto en los que se genera gran tensión en los músculos que lo componen y que pueden derivar en elongaciones, desgarros, hematomas, cicatrices dolorosas y hemorroides que se recuperan espontáneamente en el posparto o manifestarse después con problemas de incontinencia de orina, prolapsos o disfunciones.

Son muchas las mujeres que presentan estas manifestaciones posteriores que se traducen en molestias como distensión en los ligamentos, sobre estiramiento muscular, micro lesión de esfínteres, apertura vulvar, incontinencia urinaria, sensación de pesadez o caída de los músculos, dolor difuso en el suelo pélvico, molestia durante las relaciones sexuales, etc.

Tomar conciencia del suelo pélvico durante el embarazo a través de ejercicios como contraer voluntariamente la musculatura perineal y tonificarla, así como reeducar la musculatura del suelo pélvico en el posparto sirven para proteger el piso pélvico.

Como prevenir estas disfunciones:

1. Durante el embarazo tomar conciencia del periné y de la forma y estructura de la pelvis.

2. Ganar allí elasticidad para permitir la distensión necesaria para que pase la cabeza del bebé.

3. Adquirir un tono adecuado en los músculos del suelo pélvico.

4. Ejercitar la musculatura del piso pélvico durante toda la vida.

Los ejercicios del suelo pélvico se orientan a permitirle elasticidad y tonificación a esta zona. Consisten en contraer voluntariamente esta musculatura (acción parecida a detener el chorro de la orina) y al adoptar posiciones que aumenten la elasticidad del suelo pélvico y la flexibilidad de la articulación de la cadera, imprescindibles para el momento del parto. El masaje perineal durante el embarazo permite aumentar su elasticidad, prepara sobre las sensaciones de presión y tensión que se viven en el parto, relaja la zona y reduce el riesgo de desgarros perineales en el parto, así como la necesidad de practicar episiotomía.

Es muy importante que los ejercicios de contraer el piso pélvico sean practicados de por vida y no solo durante el embarazo y que cada situación que genere un trabajo de sostén en el piso pélvico como estornudo, risa, tos, esfuerzo o peso que levantamos, sea contrarrestada mediante una contracción voluntaria y simultánea al esfuerzo para evitar así la aparición de prolapsos o la pérdida de orina.

Tomar conciencia del suelo pélvico durante el embarazo, contraer voluntariamente y tonificar y volver elástica la musculatura perineal, permite disminuir la instauración de lesiones y disfunciones del suelo pélvico en el embarazo y su consolidación en el posparto.

Tomado de: S Martínez Bustelo, A Martínez Rodríguez y B Rodríguez Romero, Profesoras Departamento de Fisioterapia. EU Fisioterapia Universidad de A Coruña. Agradecimiento a Dra. Ligia Denisse Barreto, fisioterapeuta.