Buscar este blog

LA POSICION EN MATERIA DE LLEVAR AL BEBÉ Y LA CRIANZA EN BRAZOS

Durante el último año ha habido mucha desinformación y miedo injustificado sobre los portabebés tipo Bandolera debido a anuncios hechos por los “Reportes de Consumidores” y la “Comisión de Seguridad de Productos de consumo” (CPSC) y debido a la salida del mercado del portabebés “Slingrider” de la marca Infantino.



www.infantino.com
PORTABEBÉ ESTILO"NIDO" O "BOLSA DESCONTINUADO POR SER INSEGURO
"Foto tomada de internet

Traducido por Valeria Calderón, educadora certificada, por solicitud de la “Alianza de la Industria de Portabebés” (BCIA). Documento original en http://babycarrierindustryalliance.memberlodge.org/positionpaper

La “Alianza de la Industria de Portabebés” (BCIA) es consciente de las investigaciones que dan soporte a los beneficios de los portabebés y sostiene que es completamente inexacta la visión de que los portabebés estilo Bandolera no son seguros. De hecho, la posibilidad de que un individuo sea alcanzado por un rayo, es dos veces mayor al índice de mortalidad de niños llevados en portabebés de este estilo.

Utilizar un portabebé y llevar al bebé en brazos da soporte a la necesidad biológica de estar juntos. Para las madres, contribuye a la iniciación de la lactancia materna y la facilita, les ayuda fortalecer el vínculo hacia sus bebés y cuidarse a sí mismas y a sus pequeños durante la etapa siguiente al nacimiento y previene la depresión posparto. Adicionalmente, llevar al bebé es práctico, confortable y conveniente para los cuidadores; disminuye el llanto, el cólico y el reflujo de los bebés y promueve un saludable desarrollo de la columna vertebral, el sistema vestibular, la visión y otros sistemas en los bebés. También optimiza el desarrollo mental de ellos, porque los rodea un ambiente enriquecido y a su vez ayuda a sus cerebros a desarrollarse mejor. Los bebés en bandoleras pasan más tiempo en un estado tranquilo de alerta y es sabido que es óptimo para el aprendizaje y el desarrollo. También les ayuda a los bebés a desarrollarse socialmente y los mantiene a salvo de los peligros que rodean el día a día.

Para que un cuidador pueda darse cuenta de estos beneficios es esencial que el portabebé imite la posición de los brazos al cargar y permita al bebé y a la madre tener el máximo contacto posible entre sí. El bebé debe estar abrazado directamente contra el cuerpo del cuidador, orientado verticalmente, con la cabeza del bebé por encima del pecho de quien lo carga, cerca de la clavícula. Idealmente debe ser eliminado cualquier tipo de obstáculo físico entre quien lo lleva y el bebé permitiendo el contacto piel a piel también conocido como el cuidado canguro y amamantar.

Existen otras alternativas de cargadores diferentes a las bandoleras, pero la mayoría no cumplen con todas estas exigencias que si cumplen este tipo de portabebés tradicional. Durante los pasados 20 años, se vendieron aproximadamente siete millones de portabebés estilo bandolera en Estados Unidos más un número adicional sin mencionar de cargadores importados por inmigrantes o improvisados por padres de varias culturas.

Como industria infantil, el sector de los cargadores de bebés necesita un liderazgo que lo haga crecer más allá del escenario del “hazlo tu mismo”. Con una base de más de 100 años de experiencia hoy combinada con la industria de portabebés, la BCIA se pone en marcha para liderar el camino.

Como padres y líderes en este campo, los miembros de BCIA están conscientes de la seguridad en materia de portabebé trabajan constantemente para incrementar la seguridad y el confort tanto del bebé como del cuidador. En abril de 2007 muchas de las empresas líderes en la manufactura de portabebés se acercaron a la “Sociedad Americana para Pruebas y Materiales”, hoy llamada ASTM Internacional, solicitando participar en el desarrollo de estándares para los portabebés estilo bandolera y han trabajado con la ASTM desde abril de 2008; actualmente están muy cerca de lograr su meta en cuanto a los patrones sobre manufactura de portabebés.

Como una manera de proteger al público de productos que no son seguros a estos patrones les seguirán estándares sobre cunas, coches, cargadores portátiles para infantes que sostienen las manos, asientos tipo “gorila”, corralitos y otros productos. Con muchos de estos estándares la BCIA espera que cualquier patrón obligado forme parte del ASTM. La BCIA seguirá con la CPSC y otras empresas representativas que elaboran portabebés en campañas educacionales que promuevan ambientes seguros para bebés e infantes.

Los bebés menores de 4 meses con un sistema respiratorio inmaduro y falta de fuerza muscular y control son especialmente vulnerables a lesionarse o a la muerte y esta susceptibilidad se incrementa cuando no son atendidos. La mejor manera de asegurar su bienestar es tener a los bebés cerca como cuando son cargados en un portabebé tipo bandolera y bajo una supervisión directa.

La CPSC recientemente hizo una advertencia sobre los perjuicios del uso de los portabebés con ocasión de 3 muertes de infantes cuyas causas fueron atribuidas a su uso. Como padres, estamos profundamente tristes por estas tragedias y extendemos nuestras sentidas condolencias a las familias afectadas. Como educadores estamos consternados de que la CPSC equivocadamente haya incluido a todos los tipos de cargadores y sin querer haya afectado nuestra industria en su totalidad ya que el portabebé objeto del cuestionamiento es estructuralmente distinto a los portabebés tipo bandolera. Actualmente la BCIA trabaja para clarificar esta diferencia.

Los portabebés estilo Bandolera tienen una excepcional record de seguridad. Aún cuando la muerte de cualquier bebé es trágica, el pequeño número de muertes causadas en este tipo de portabebés solo sirve para hacer énfasis en su seguridad. Estos cargadores son el lugar óptimo para pasar tiempo de manera segura y desarrollar el vínculo con el bebé y sus padres en un ambiente de crianza.

Las investigaciones han mostrado que el vínculo, la estimulación y un ambiente seguro son muy importantes para el desarrollo de la primera infancia; por lo tanto, padres, educadores, abogados, manufactureros así como servidores civiles necesitan unirse y mantener los derechos de los bebés, así como permitir a los padres comprar, hacer y usar portabebés estilo bandolera.

La misión de la BCIA: La “Alianza de la Industria de Portabebés” (BCIA) fue creada por los líderes de la industria y está organizada para compartir estándares, promover la educación y participar en investigaciones, así como ayudar a los pequeños negocios a cumplir con estos estándares. La La BCIA trabaja con organizaciones como la ASTM y la CPSC para asegurar a los padres y sus bebés el continuar teniendo acceso a un portabebé seguro y de buena calidad que imite llevar al bebé en brazos suministrando el mejor beneficio tanto al cuidador como a los niños.

La BCIA está firmemente comprometida frente al desarrollo, la salud y la seguridad de todos los infantes y cree que los portabebés tipo bandolera y otros estilos de portabebés tradicionales son superiores a cualquier producto alternativo dentro del cual un bebé pueda pasar su tiempo.

Nuestra misión es promover el modo de crianza llamado “llevar al bebé” que consiste en la práctica de usar un cargador de tela, elaborado para asir un bebé o un infante de manera segura en el torso de un adulto, comúnmente el padre o la madre. La meta de la BCIA es proteger a los niños asegurando que los productos que facilitan esta práctica permanezcan con un amplio acceso a los consumidores y que sean usados de manera segura.

Contacto: Baby Carrier Industry Alliance (BCIA). PO Box 27 Laveen, AZ 85339 (512) 943-2242 www.babycarrierindustryalliance.org

APROBACION DE LÍDERES EXPERTOS EN LLEVAR AL BEBE

Maria Blois, MD 7/2010. Autora de “Llevar al bebé: Los beneficios y la belleza de esta antigua tradición”.

“Mi corazón está con aquellos padres que perdieron a sus bebés cuando trataban de llevarlos cerca en un portabebé tipo bandolera. La advertencia de la CPSC es importante si puede ayudarnos a prevenir así sea una muerte. Es importante entender que cualquier portabebé puede ser utilizado de una manera no segura y que algunos cargadores podrían promover posturas inapropiadas solamente por su diseño. Esto no quiere decir que el acto de llevar al bebé sea inseguro. Por el contrario, cuando llevamos a nuestro bebé cerca de una manera apropiada en un portabebé suave, esto en realidad nos ayuda a responder a nuestros bebés de una manera más segura. La clave es respuesta. Debemos estar atentos a nuestros bebés incluso cuando ellos están dentro de un cargador. La tela suave de un portabebé implica que tenemos la facultad de usar nuestras manos desde el exterior para chequear a nuestro bebé y asegurarnos que se encuentra confortablemente y respira con facilidad.

Como médico, yo daría la bienvenida a buenas pruebas aleatorias controladas que apoyen la mejor colocación para infantes en portabebés y los mejores diseños para promover una colocación óptima. Hasta ese momento, nuestro mejor pronóstico es que el bebé debe estar sostenido derecho, visible en cualquier momento, con la boca y la nariz clara y la cabeza y el cuello deben estar en una buena alineación. Para aprender de la advertencia de CPSC, nosotros deberíamos conocer la clase de portabebés estuvieron implicados en las muertes y las circunstancias que rodearon las mismas.

Dra. Evelin Kirkilionis, Deutsch Hebammenzeitschrift 7/2010

“Si el niño es colocado derecho en un portabebé adecuado o es abrazado firme y correctamente por la tela en un fular, estando apoyado y derecho contra el cuerpo de los padres podemos estar seguros que ni el más pequeño bebé se hundirá en él portabebé ni acabará en una sobre-curvatura de la columna vertebral; su cabeza quedará lejos de una posición que comprometa su respiración. Apoyar al bebé con una postura derecha le permite a incluso bebés muy pequeños, patrones de movimiento que por lo general no son vistos hasta dos a tres mes más tarde. Libre de la tarea de controlar y sostener su pequeña cabeza tratando de estabilizarse contra la gravedad, un infante seguro en un fular, puede por ejemplo sostener y girar su propia cabeza tempranamente”.

Roy M. Nuzzo, MD, FAAOS, FAAOP, POSNA, New Jersey, USA

“Las culturas que llevan a bebés extendiendo sus piernas aparte sobre la cadera de la madre tienen la incidencia más baja de problemas de cadera. Las madres africanas tienen el mejor registro en estos casos. Su modo protector de llevar a bebés está sostenido en una posición abierta por un pañuelo. Algunas culturas que envuelven las piernas juntándolas de una u otra manera, simplemente destruyen las caderas. El envolvimiento de niños conduce a adultos que andan como un pato.”

Prof. Dr. Ernst J. Kiphard, Institute for Sport Science, University of Frankfurt/Main

"Los infantes que son llevados por todas partes en un cargador estilo bandolera y en la cadera, sobre el estómago o sobre la espalda de su madre se desarrollan mejor que los que gastan la mayor parte de su tiempo en una cuna. Esto se aplica igualmente a su desarrollo motor, cognoscitivo y emocional. Los padres generalmente sólo mecen a sus niños cuando quieren calmarlos o tranquilizarles. Pediatras eminentes y especialistas ortopédicos recomiendan la bandolera por los motivos siguientes: los ojos del bebé ven muchísimo más de su entorno lo cual proporciona más estímulos para su cerebro; los movimientos de la madre estimulan todos los receptores de la piel, pero también los órganos de movimiento y equilibrio; cada vez que el centro de gravedad cambia los reflejos, tanto los nervios como los músculos son estimulados y el intenso contacto ojo - cuerpo con la madre o el padre (porque el también debería llevar al bebé) imparte una sensación de seguridad que a nivel psyco – social tiene una importancia inmensurable.”

Prof. Dr. med. Büschelberger (Dresden)

“La cabeza del fémur en un recién nacido, idealmente está orientada hacia el enchufe de la cadera y así la llena uniformemente cuando las piernas son simultáneamente haladas aproximadamente en 100 grados y extendidas aproximadamente en 40 grados. Cuando los infantes son recogidos, adoptan esta postura espontáneamente lo cual coopera con sus condiciones anatómicas. Adicionalmente, la curvatura de la espalda (kyphosis) no se estira inmediatamente después del nacimiento. Al contrario, la conocida "forma de s" de la espina se desarrolla totalmente con el principio del auto-apoyo al caminar. Estas condiciones anatómicas junto con el reflejo del agarre palmar en los primeros días de vida, sugieren que los infantes están especialmente adaptados a ser llevados en nuestro cuerpo. Así, es posible hacer una declaración sobre la posición ideal para llevar al bebé: Sus piernas extendidas, dobladas, ligeramente hacia atrás y orientado hacia el adulto que lo lleva. "

Eckhard Rolz PhD, South Dakota

“La mayor expresión de amor es sostener y llevar a tu su bebé. Durante siglos, los humanos han llevado a sus niños la mayor parte del día hasta la invención del cochecito y el asiento portátil. Es lo más natural el llevar a un bebé cerca de tu cuerpo. Un niño necesita el contacto físico y debe ser sostenido para un desarrollo apropiado físico y mental. En la sociedad de hoy debemos hacer lo mejor posible para ayudar a nuestros niños a estar bien adaptados. Un portabebé es el modo más natural de facilitar estas necesidades. Además, los padres que llevan a sus niños crean un vínculo especial con el niño que durará por siempre. Hemos usado portabebés extensivamente y los recomiendo para cada madre y padre."