Buscar en este blog

Cargando...

Pezones agrietados: cinco maneras de prevenir y cinco maneras de curar

Tener los pezones agrietados durante la lactancia, es tal vez una de las experiencias más incómodas y angustiantes que pueda sentir una madre que amamantaEn la gran mayoría de los casos de dolor en los pechos, no se recomienda el destete pues esta medida tiende a empeorar el problema y a disparar sentimientos de angustia en la madre y el bebé. 


www.nenesdeleche.com
Foto con fines didácticos donada por Isabel Quintero para Nenés de leche, prohibida su reproducción

Por Valeria Calderón, educadora certificada.  Para todas las mamás lactantes que me llaman en busca de una solución.

Cinco maneras de prevenir pezones agrietados:

1. Colocación: Los labios de tu bebé deben estar hacia afuera y abarcar con su boca la mayor parte de la areola (el área oscura alrededor del pezón). No es necesario que la nariz del bebé toque tu pecho.

2. Posición: Se facilita cuando la cabeza del bebé está alineada con el resto del cuerpo y volteado hacia ti “barriga con barriga”. La posición vertical del bebé y ambos semi reclinados (llamada también "laid back"),  también es una buena opción. 

3. Succión: Verifica que tu bebé esté succionando y tragando rítmicamente. Si la succión no es correcta, interrúmpela las veces que sea necesario introduciendo el dedo meñique en la comisura de la boca del bebé para abrirla e intentar de nuevo.


4. No es necesario lavar los pezones ni antes ni después de amamantar. La areola tiene mecanismos lubricantes y anti bacteriales y hacerlo contribuye a las grietas.

5.  Si usas pezoneras, hazlo con precaución porque pueden producir congestión mamaria porque en ocasiones el bebé no logra extraer a través de ellas toda la leche necesaria.

Cinco maneras de curar pezones agrietados:

1. Puedes exprimir una gotita de calostro o leche madura y ponerla en los pezones para una acción cicatrizante.

2. Dejar de amamantar puede agravar el problema. Si un solo pecho tiene grietas, ofrece al bebé del menos afectado primero mientras se activa la bajada de la leche. Si tienes lastimados ambos pechos, compresas de calor y masajes previos para estimular la bajada de la leche contribuyen a que el bebé haga menos succión previa a su salida. Si te es imposible, intenta extraerte leche manualmente para evitar la congestión mamaria. 

3. A algunas mamás les funciona aplicarse en el área afectada una muy pequeña cantidad (para que no resbale) de lanolina ultra purificada después de alimentar al bebé (no es necesario retirarla cuando el bebé vuelva al pecho).

4. Cambia el ángulo de succión variando las posiciones en que amamantas.


5. También puede servir dejar los pechos descubiertos.

Parte del éxito en el apoyo a las nuevas familias se debe a quienes leen y hacen comentarios sobre los artículos de este blog. ¡Queremos contar con tu opinión o tu historia para enriquecerlos! Son bienvenidos tus comentarios a continuación, en info@babyayu.com o en http://www.facebook.com/ayuportabebes  ¡gracias! 

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada