Buscar este blog

Tengo dudas sobre cómo estoy criando

Tener hijos es normal, los seres humanos tenemos hijos y es parte de la evolución. Tener hijos conlleva la labor de criarlos, hecho que conlleva interrogantes que aparecen cuando surge la idea de ser padres, cuestionamientos que perdurarán por el tiempo en que lo seamos.


alt="Crianza"

E indagamos, investigamos. Nuestros pares, parientes, profesionales de la salud; los magazines, escritos, el Dr. Google y otros recursos están servidos en bandeja, cada cual con sus instrucciones.


Y seguimos indagando. Preguntamos a quienes nos criaron sobre cómo nos criaron, le preguntamos a quienes criaron a nuestra pareja también y también interrogamos a quienes están criando. Averiguamos con el pediatra, la preparadora, la educadora y demás "expertos" en temas relacionados con bebés o con niños. Y vemos que hay información. Mucha información. Y nos confunde que sea tan distinta como distintos son los los días que pasan. Y concluimos que mucho de lo que investigamos difiere de lo que consideramos hacer, ya hicimos o pensamos hacer.

Frente a tan alta gama de alternativas notamos que bien podemos equivocarnos, asustarnos, enredarnos o aburrirnos. Aunque también inspirarnos, basarnos en nuestro propio instinto y acertar, sentirnos seguros y con la plena confianza que nuestros pasos dejarán huella, porque sencillamente damos lo mejor de nosotros a estos seres que tanto queremos, seres pequeños en tamaño pero grandes en nuestro mundo.

¿Y a quien le hacemos caso? Esos pequeños que traemos al mundo pueden tener características iguales a las de otros, pero su esencia es distinta; son únicos e irrepetibles, nadie los puede reemplazar. Y así como ellos son diferentes nosotros también y por ende nuestra forma de criarlos así tengamos ciertas características propias de la cultura y sociedad en que vivimos. Y por ello nuestro conocimiento surgido del alma será el patrón a seguir para dar respuesta a nuestras preguntas sobre la crianza.

Si bien haremos comparaciones con otros que viven similar momento, éstas pueden tener un buen sentido porque nos damos cuenta sobre los aspectos que tenemos en común y nos podemos dar cuenta que hay un horizonte al que nos acercamos por caminos diferentes, pero que se conectan por el cariño que tenemos con esos pequeños seres que criamos.


Es legítimo el mirar a los otros y es sano indagar. Es una manera legítima para validar nuestra esencia y relacionarla con la forma en que llevamos a cabo la crianza. Ojalá nos sirva para intercambiar experiencias, abrir nuestro mundo, explorar posibilidades, sin perder el norte de donde está nuestra sabiduría, de donde está la sabiduría de nuestros pequeños, de donde está la diferencia y características propias de nosotros de de nuestros niños. Sería sublime que nuestros interrogantes estén respondidos y que nos permitamos cambiar la manera en que pensamos porque frente a tanta variedad y novedad, siempre está la posibilidad de tropezar, pero con el pleno convencimiento que mientras duren nuestros interrogantes, las respuestas estarán a la orden del día diseñadas para lo que nosotros como nuestros niños somos: únicos e irrepetibles.




    Alt="Nenes de leche"
    Por: Valeria Calderón, mamá, abogada y educadora certificada. Para quienes desean información sobre sexualidad y maternidad.






    Parte del éxito en el apoyo a las nuevas familias se debe a quienes leen y hacen comentarios sobre los artículos de este blog. Queremos contar con tu opinión o tu historia para enriquecerlos! 
    Son bienvenidos tus comentarios a continuación, en info@babyayu.com o en http://www.facebook.com/ayuportabebes ¡gracias!