Buscar este blog

Recomendaciones de seguridad en uso de portabebés de la BCIA


Llevar a tu bebé en un portabebés mantiene a tu bebé visible y besable!



Traducción hecha por Valeria Calderón (www.babyayu.com) para BCIA del documento Babywearing keeps your baby Visible and Kissable! 

Practicar la crianza en brazos mantiene los bebés en el lugar más seguro posible: los brazos de sus cuidadores, quienes deben llevarlos con la cara visible.
  
Los bebés son más vulnerables en sus primeros cuatro meses de vida y requieren de una supervisión constante, sobre todo al llevarlos en portabebés, lo cual es fundamental con respecto a su bienestar.

Los portabebés tienen el propósito de imitar los brazos al cargar. El bebé debe estar en la misma posición en la que lo sostienes en tus brazos: su cabeza a la altura de tu clavícula y su parte inferior encima de tu cintura. Comprueba que la posición del bebé luego de acomodarlo en el cargador no cambie significativamente respecto de si lo cargaras con tus brazos. Si esto ocurre, ajusta el portabebés hasta que el pequeño quede en una posición “en brazos”.

Al utilizar cualquier portabebés, por favor ten en cuenta los siguientes consejos:

Lee y sigue todas las instrucciones del fabricante para su uso, y mira los videos o DVD si están incluidos.

Asegúrate de ver la cara del bebé en todo momento y no dejes que quede presionada contra tu cuerpo o ropa. No cubras la cara del bebé con mantas, la tela del portabebés, cobertores de lactancia y demás.

La cabeza del bebé y su cuello deben estar apoyados suavemente y por completo, con el mentón lejos de su cuerpo. Si el mentón del bebé queda presionado contra su pecho, se corre el riesgo de restringir sus vías respiratorias. Verifica que puedas deslizar tu dedo entre la barbilla y el pecho del bebé para comprobar la posición correcta.


Luego de amamantar en un portabebés retira al bebé del pecho y retorna a una posición adecuada en el uso de cargadores, con la cabeza del bebé por encima de tu pecho y su cara libre de la tela del portabebés y de tu cuerpo.


Consulta a un experto si tu bebé nació con bajo peso al nacer  como ocurre con prematuros o múltiples, bebés con bajo tono muscular o si tiene una enfermedad o problemas respiratorios. Con estos bebés es necesaria una mayor vigilancia.
       
Presta atención a tu bebé y comprueba su bienestar con frecuencia, especialmente si es menor de 4 meses de edad o aquellos con una enfermedad o condición respiratoria.

Cuando estés considerando realizar alguna actividad, recuerda no llevarla a cabo si normalmente tampoco la harías con un bebé en brazos. Por ejemplo,  no conducir con el bebé en el cargador (para eso sirven los asientos de seguridad), no hacer deportes, correr o saltar, o no cocinar con el bebé en una posición adelante o con las tiras colgando hacia abajo.

Siempre recuerda que es tu responsabilidad la seguridad del pequeño. Si el bebé está en tus brazos, en un asiento para carro, un coche o en un portabebés, ten conciencia de su posición y respiración en todo momento. Los portabebés hacen todo esto mucho más fácil!

Puntos para recordar:

Prueba la construcción del cargador con regularidad: asegúrate que no haya roturas o costuras sueltas y que todos los puntos de fijación sean seguros.

Comprueba la posición del bebé periódicamente con el uso de espejos, ventanas, etc. y vuelve a colocar al bebé en posición si es necesario.

Recuerda que tu centro de gravedad y perfil son diferentes cuando llevas a un bebé. Se consciente de la cabeza y cuerpo del pequeño al pasar por puertas y ten cuidado con el equilibrio en superficies resbaladizas o desiguales.

Mientras usas el portabebés, el bebé recibirá más calor de tu cuerpo. Ten cuidado de no abrigarlo demasiado en el verano y en el invierno no serán necesarias tantas capas internas; sin embargo, si usas el portabebés sobre ropa de abrigo, el bebé va a necesitar ropa adecuada para el frío ya que no tendrá el beneficio de tu calor corporal. Si llevas el cargador debajo de tu chaqueta, mantén la cara del pequeño despejada y no cierres la chaqueta sobre su rostro.

El bebé es capaz de aproximarse a cosas que de otro modo no podría, sobre todo si es llevado en una posición a la espalda. Ten cuidado con los elementos alrededor que pudieran ser perjudiciales para él.

Cuando pruebas un nuevo portabebés:

Usa un muñeco o una bolsa de harina (en una bolsa sellada) para practicar antes de probar con el bebé. La práctica ejercita la memoria y cuando se tiene más confianza, se tiene más probabilidades de éxito.

Aprendemos mejor cuando estamos descansados, alimentados y cómodos. Es mejor no esperar hasta que el bebé esté llorando para probar algo nuevo, porque ambos se sentirán estresados y frustrados.
Aprende de una persona experimentada en llevar al bebé en portabebés siempre que te sea posible; puede haber un educador profesional cerca, además, Babywearing International, Attachment Parenting Intl, Holisstic Moms Network o los grupos de la Liga de la Leche tienen con frecuencia miembros que pueden ayudarte con un nuevo portabebés o alguna posición.

Cuando estés aprendiendo a usar un cargador, pruébalo sobre una superficie blanda como una cama o colchoneta, en el evento en que el bebé pueda caerse. Un espejo es muy útil para lograr la posición correcta.

Recursos adicionales:

Por favor visita a la BCIA en
para instrucciones de seguridad, folletos, estudios, sugerencias y para obtener más información.

Alt="Nenes de leche"
Traducido por: Valeria Calderón, mamá, abogada y educadora certificada.







Parte del éxito en el apoyo a las nuevas familias se debe a quienes leen y hacen comentarios sobre los artículos de este blog. Queremos contar con tu opinión o tu historia para enriquecerlos! 
Son bienvenidos tus comentarios a continuación, en info@babyayu.com o en http://www.facebook.com/ayuportabebes ¡gracias!