Buscar este blog

MITOS GRACIOSOS SOBRE LA LACTANCIA


Cuando se espera un bebé o cuando ya ha nacido, es común recibir información sobre lactancia que se encuentra a la orden del día en internet, blogs, revistas virtuales o impresas, en folletos, en productos que apoyan (o no) la lactancia, en afiches, cursos prenatales y demás fuentes. Más común es recibir información de mamás, suegras, abuelas, amigas (especialmente las amigas que acaban de tener hijos), amigas de las amigas, tías, tías de las tías, educadores, empleados y de todo un equipo de profesionales de la salud incluyendo los básicos como enfermeras, pediatras y ginecólogos y además fisioterapeutas, sicólogos y hasta odontólogos. Algunos tomamos las asesorías al pie de la letra.




Alt="Mitos sobre la lactancia materna"



Es fácil encontrar fuentes con excelente información titulada “Mitos de la lactancia”. La mayoría contienen importantes referencias y mencionan por ejemplo que es falso que dar la leche materna es siempre doloroso, que no es cierto que los bebés alimentados a pecho no engorden o no queden llenos y nada más lejos de la verdad que siempre sea necesario complementar con leche de fórmula o mezclarla con la leche materna. Dicen con sabiduría que no es veraz que debamos medir exactamente la cantidad de onzas de leche materna que ingiera el bebé, que no es cierto que si salimos a trabajar se nos “secará la leche”, que es falso que los bebés amamantados que están gordos sean “bebés obesos” y tengan problemas de sobrepeso en el futuro como consecuencia de amamantarlos “a libre demanda”; que es mentira que si se amamanta con mucha frecuencia se vacíe la leche y no se produzca más por lo que hay que espaciar las tomas o que no es verdad que debamos beber leche para producir leche, ni que la leche materna luego del año no alimente. También señalan que es erróneo pensar que si los pechos dejan de gotear o si ya no se sienten llenos quiere decir que se acabó la leche, que es inexacto decir que no se puede amamantar a dos bebés de distintas edades en la misma época o que es muy grave amamantar durante la gestación y sostienen que nada más lejos de la verdad que los bebés vienen desorganizados cuando nacen y necesitan rutinas y horarios de alimentación al pecho para organizarlos. 

El tema de mitos y verdades sobre la lactancia puede ir más lejos y “es difícil de creer” que cierta información resulte tan convincente y sea emitida con tanta autoridad que muchos “nos la creamos”, especialmente información falsa como la siguiente: 


Antes, durante y después del parto:
  • Para prevenir grietas en los pezones, es importante pasar un estropajo por los pezones para “prepararlos y curtirlos”.
  • Luego del parto la madre tiene que descansar y no debe amamantar al bebé.
  • El calostro hay que desecharlo y sólo poner al bebé al pecho cuando ya no salga.
  • Es malo amamantar después de un parto medicado o una cesárea y hay que esperar a que el cuerpo se recupere.
  • Luego del parto y por unos días la leche no será suficiente y es necesario complementar con fórmula porque sino “le da hipoglicemia al bebé”.
  • Si en los días posteriores al parto no sale la leche y hay congestión mamaria, es necesario “pinchar el pezón” para destapar los conductos.
  • Si llega la menstruación quiere decir que ya no hay mas leche.
  • La caida del cabello es directamente proporcional al tiempo que se de la teta.
  • Si el bebé es prematuro, o por algún motivo es separado de su madre luego del parto, la madre no debe estimular los pechos para posponer la bajada de la leche y no congestionarse.

Sobre la anatomía del seno, el cuerpo humano y los factores hereditarios: 

  • Algunas mujeres son “malas lecheras”. 
  • La leche se vuelve "agua" luego de los seis meses.
  • Es necesario lavarse los pezones antes y después de alimentar al bebé. 
  • Los pezones de las mujeres que amamantan se vuelven largos de por vida y sus senos se caen. 
  • Las mujeres de pechos pequeños producen poca leche. 
  • Una mamá con pezones planos o invertidos no puede amamantar.
  • Las mujeres no pueden amamantar si sus madres o hermanas tuvieron inconvenientes para hacerlo. 
  • Durante la lactancia no se puede practicar ejercicio físico ni tener relaciones sexuales. 
  • Si la madre decide destetar y se arrepiente en el camino, no es posible volver a amamantar. 
  • Y si no quiso amamantar, no hay problema, la leche de formula es igual de buena a la leche materna. 
  • Amamantar por mucho tiempo puede desencadenar un desarreglo hormonal que conduzca al "coto".
  • Amamantar por mucho tiempo puede dañar los maxilares del bebé.
  • Una mujer embarazada no puede amamantar.

Sobre la temperatura, los resfríos y los enfados: 
  • Si la madre se baña o toma frío y no bebe algo caliente, al darle pecho inmediatamente el bebé se resfriará.
  • Llegar acalorada requiere desacalorarse para poder proceder a darle el pecho al bebé. 
  • Si la madre lava ropa y no bebe algo caliente, al darle pecho inmediatamente el bebé se resfría. 
  • De todos modos no se puede amamantar al bebé si se acaba de comer o beber. Mucho menos helados o refrescos recién salidos del refrigerador.
  • Si el bebé es alimentado con leche extraída que no haya sido calentada, se resfría y su heces salen de color verde. 
  • Y resulta que si todo fue en vano y si la madre se resfría, debe dejar de amamantar mientras se cura. 
  • Si no se resfrió pero tiene diarrea, debe suspender la lactancia. 
  • Si la madre se extrae la leche y “la tira al sol” se le seca. 
  • Si pone a secar sus sostenes mojados al sol, se le seca también.
  • No se puede descubrir la cabeza o la espalda durante el puerperio porque se seca la leche. 
  • Enfadarse seca la leche. 
  • "Es mejor ofrecerle el pecho al pequeño cuando llore de hambre para que coma cuando realmente lo necesite".
  • Si tienes mastitis en uno u otro pecho, se debe a algún problema con tu padre o tu madre, dependiendo del pecho afectado. 
Sobre otras condiciones del bebé: 
  • Si se le limpia la saliva un bebé amamantado se le infla el estómago. 
  • La leche materna causa caries dental. 
  • Si un niño no sube de peso, es porque la leche materna es de mala calidad. 
  • Amamantar acostada causa en el bebé infecciones de oído. 
  • La ingesta de ciertas comidas por parte de la madre lactante produce granos al bebé en la cara. 
  • Hay que lactar, cinco, diez, quince o veinte minutos en cada seno para que el pequeño quede bien alimentado. 
  • Hay que darle agua a un bebé exclusivamente amamantado antes de los seis meses porque les da sed. 
  • La leche materna de un bebé recién nacido carece de ciertos minerales que es importante dar aparte al bebé. 
  • No le pongas de tu leche en los ojos que se le infectan.

Sobre algunas tendencias y peligros para los bebés amamantados más allá del primer año: 
  • Se vuelven dependientes. 
  • Se erotizan. 
  • Si son varones, se convierten en adultos obsesionados con los senos. 
  • Si son niñas, pueden volverse homosexuales y al recibir hormonas maternas, pueden caer enfermas y morirse cuando les llegue la menstruación. 
  • "Los bebés son por naturaleza manipuladores y no hay que darles el pecho cada vez que lo pidan porque se acostumbrarán a la gratificación inmediata".
  • A los bebés menores de seis meses hay que darles agua de frijol "para curarle el estómago".
Sobre el diario vivir:
  • Si una madre lactante entra a trabajar, se le seca la leche.
  • Al llegar a casa la madre trabajadora, debe dejar escurrir unas gotas de leche en las caderas del bebé para que el bebé quiera recibir el pecho. 
  • Si una madre lactante ingiere alimentos con grasa, “la leche se pone dura y no sale”. 
  • Hay que dar tiempo a que el pecho se "recargue" siendo necesario dejar pasar varias horas entre una toma y otra.
  • Y si no se siente recargado o "lleno" es que la mamá ya no tiene leche.
  • Es muy bueno dar durante el día un pecho y durante la noche otro.
  • Si se amamanta a un niño mientras se espera a una niña, el niño va a tener diarrea, y viceversa.
  • Si los bebés toman pecho a libre demanda y no se les pone horario, su estómago puede sufrir graves lesiones.
  • Si el bebè llora y quiere más pecho luego de haber sido amamantado o aumenta la frecuencia de las tomas, quiere decir que la madre no tiene suficiente leche.
  • Si el extractor saca poca leche de la mamá pero mucha leche cuando las amigas lactantes se extraen, quiere decir que esa mamá es "mala lechera".
  • La leche es insuficiente cuando el bebé no duerme la noche entera de corrido.
Y a ti, ¿qué otros mitos te han contado?

Alt="Nenes de leche"
Por: Valeria Calderón, mamá, abogada y educadora certificada.







Parte del éxito en el apoyo a las nuevas familias se debe a quienes leen y hacen comentarios sobre los artículos de este blog. Queremos contar con tu opinión o tu historia para enriquecerlos! 
Son bienvenidos tus comentarios a continuación, en info@babyayu.com o en http://www.facebook.com/ayuportabebes ¡gracias!