Buscar este blog

CÓMO AMAMANTAR EN UN PORTABEBÉ


Cuando un bebé es colocado verticalmente entre los pechos de su madre, el bebé entiende por instinto dónde está, y es capaz de moverse. El Dr. Nils Bergman, médico y investigador que ha estudiado ampliamente la práctica inmensamente provechosa de mantener al bebé en su hábitat vertical entre los pechos de su madre, sostiene: "El bebé está en el lugar correcto y por lo tanto tiene el comportamiento correcto".

Alt="Cómo se amamanta en un portabebés"

BENEFICIOS

A través de los sentidos, los bebés tienen acceso al contacto físico, que les permite alimentarse nutritiva y no nutritivamente. Existe un estudio de Pisacane A, Continisio P, Continisio GI,Filosa C, Tagliamonte V. mencionado en “Acta Pediátrica”, que habla sobre el uso de los portabebés para aumentar la duración de la lactancia en bebés nacidos a término. El estudio fue llevado a cabo en Italia, y sugiere que  el contacto físico entre la madre y el bebé durante su primer mes de vida a través de la lactancia, junto al uso del cargador, favorecen la lactancia en cuanto a su duración y exclusividad, siendo útil también para reforzar el vínculo y para entender las necesidades del pequeño. 

LIBRE DEMANDA

El bebé amamantado suele pasar mucho tiempo en contacto con su madre, quien puede aprovechar la cercanía que promueve el portabebé para detectar sus señales, y darse cuenta de inmediato cuando tiene hambre y en qué posición le es más cómodo recibir el pecho. El fácil acceso a pecho al ser cargado, contribuye a que el bebé tome su alimento a libre demanda y a que trabajen las hormonas que favorecen la lactancia. De esta manera el bebé puede alimentarse cada vez que lo pida y por el tiempo que lo necesite, con una correcta colocación y agarre al pecho, con la participación de un valioso elemento para cargarlo que favorece la proximidad y contribuye a la succión por parte del bebé, que estimula a través de la liberación de hormonas como la oxitocina, la hormona del amor, que ayuda a establecer la lactancia y también produce una sensación de bienestar. Un bebé que tiene libre acceso al pecho llora menos, el balanceo y la cercanía le brinda tranquilidad, y el más frecuente resultado, es un bebé bien alimentado y feliz.

Un bebé nacido antes de tiempo o de bajo peso que necesita permanente contacto piel a piel se ve muy beneficiado con un portabebé utilizado de forma segura, como por ejemplo el fular tejido que brinda la suficiente firmeza. El pequeño, al tener el pecho a disposición se alimenta bien y gana peso.

TIEMPO EN EL CARGADOR DE BEBÉ
El ahorro de tiempo es significativo, particularmente cuando se trata de un bebé pequeño que, como un hecho muy propio de su naturaleza, necesita estar succionando con bastante frecuencia. Además, el poder hacerlo de forma casi inmediata mientras se va y se viene, hace que la comodidad esté a la orden del día, así como la utilidad, en caso de que haya otros niños que atender o actividades por hacer.

Existen madres experimentadas con maravillosas historias de lactancia, que amamantan a la par que realizan estas actividades y salen de casa con nudos o amarres no muy complejos que permiten disponer brevemente del objeto de alimento y ofrecérselo al bebé; y otras más pausadas que encuentran un espacio de cercanía inmediata cuando necesitan interrumpir sus labores por un momento y sentarse a dar el pecho.

CUBRIMIENTO

Las madres que necesitan discreción tienen la posibilidad de un buen cubrimiento del pecho, además de resguardar la piel del frío o del sol.

DIFICULTADES CON LA LACTANCIA

Las mujeres que han tenido dificultades para amamantar, encuentran que llevarlos a cuestas favorece que el bebé pronto aprenda que el pecho, que además tiene muy cerca, es el mejor lugar para recibir su alimento, a la par que los brazos, el mejor lugar para recibir su cobijo.

¿ Y SI NO DAS EL PECHO?

Las madres que no dan el pecho también encuentran en el cargador un buen recurso para dar el suplemento al bebé de manera cómoda y con las manos libres sin tensión en los brazos. Se trate de un bebé criado a pecho o de uno criado con biberón, las regurgitaciones y el reflujo luego de recibir el alimento se previenen y se reducen por la posición vertical del bebé, así como los gases gastrointestinales o gases que como consecuencia del llanto por la lejanía se producen por el aire que ingieren los bebés. Así como si el bebé es de aquellos que se duerme al pecho y puede continuar su siesta luego de terminar de lactar activamente si es reposicionado, de igual manera suele hacerlo un bebé que termina de alimentarse con el biberón, que puede seguir durmiendo por el tiempo que desee, sin la necesidad de tener que continuar su siesta lejos de los brazos de mamá, lo cual sería un buen motivo para interrumpirla si se le coloca en otra superficie, porque algunos bebés suelen desadormecerse inmediatamente fuera de los brazos, particularmente cuando se encuentran en fases ligeras de sueño en las que despiertan con facilidad. El balanceo suele gustarles mientras duermen, y qué mejor si es luego de una suculenta comida.

MEDIDAS DE SEGURIDAD PARA AMAMANTAR EN UN PORTABEBÉS

Para alimentar a un bebé mientras es llevado en un cargador, es muy importante tener en cuenta algunas medidas de seguridad:

1. El bebé debe estar de frente a ti, con su boca a la altura del pezón, lo bastante cerca como para engancharse sin esfuerzo.

2. El portabebé no debe quedar presionando contra tu pecho, sea que tenga correas, tiras o anillas (caso este último en que deben quedar apoyadas en la clavícula, justo encima del pecho sin oprimirlo). Un portabebé colocado de manera tal que presione el pecho, podría bloquear los conductos lactíferos y provocar una obstrucción, o lastimarlo. Si se trata de un fular por ejemplo, existen excelentes nudos que no interfieren para nada con el torso, y son los preferidos de las mujeres lactantes que usan cargadores. 

3. Asegúrate que la nariz del bebé no esté bloqueada cuando esté recibiendo el alimento.

4. No es necesario retirar al bebé del portabebé para ofrecerle el pecho. Si lo amamantas, sólo afloja lo suficiente y cuida que su carita no quede presionada entre tu pecho y la tela del cargador. 

5. Si deseas cubrirte, tapa tu pecho, no la cara del bebé. Recuerda que el pequeño debe estar siempre visible.

6. Verifica siempre que el bebé esté bien y que respire bien. 

7. Luego de que el bebé termine de lactar activamente o si se queda dormido en el pecho, interrumpe enseguida la succión y sitúalo en una posición vertical con su cabecita alta y por encima de tu pecho. Ajusta nuevamente el portabebé. 

POSICIONES PARA AMAMANTAR
Si bien las posiciones que se recomiendan siempre para llevar al bebé son verticales, la manera de amamantar a un pequeño mientras se utiliza un portabebé depende de su edad, el tipo de portabebé y de los amarres, nudos o manera en que lo lleves. Es posible amamantar en posición vertical a un bebé pequeño, aflojando el portabebé de manera tal que la tela quede libre, acomodando al bebé de frente al pecho, conservando como soporte la franja central que le sirve de soporte al bebé mientras se sostiene su cabecita, y acomodando con tu mano el pecho si te es posible, teniendo en cuenta su tamaño y flexibilidad.

También es posible hacerlo de frente y a la cadera cuando se trata de un pequeño que ya se sienta por sí solo sin ayuda y que tiene el tamaño y la fuerza muscular como para tener acceso al pecho con solo levantarte o bajarte la blusa y basta aflojar un poco el portabebé para acomodar el seno para el agarre, o aflojar para bajar un poco el cuerpo del bebé, de manera que quede a la altura del pecho.

En el evento en que necesites darle el pecho en posición de cuna, basta aflojar el portabebé, bajar un poco al pequeño, liberar su cabeza, y acomodarlo de manera horizontal. Al liberar su cabecita de la tela, sea aflojando la tela, o sea quitando la tela de su cabeza, previenes que su cara quede presionada contra tu pecho, facilitas su libertad de movimiento, y contribuyes a que el bebé mueva la cabeza e interrumpa la succión si es su deseo. Después de alimentarlo puedes volver a la posición inicial y ajustar el cargador. También existe la posibilidad de retirar al bebé del portabebé y darle su alimento sin necesidad de retirar el cargador, simplemente volviendo a colocar al pequeño adentro luego de terminar y ajustarlo.

Dependiendo de las prendas que lleves, puedes bajarlas, subirlas o desabotonarlas para mayor facilidad en la lactancia.

Como habrás visto, es viable alimentar a un bebé mientras se usa un portabebé, teniendo en cuenta algunas medidas de seguridad.

Tal vez te interese:


Alt="Nenes de leche"
Por: Valeria Calderón, mamá, abogada y educadora certificada.







Parte del éxito en el apoyo a las nuevas familias se debe a quienes leen y hacen comentarios sobre los artículos de este blog. Queremos contar con tu opinión o tu historia para enriquecerlos! 
Son bienvenidos tus comentarios a continuación, en info@babyayu.com o en http://www.facebook.com/ayuportabebes ¡gracias!