Buscar este blog

PORTABEBÉS Y VIAJES


Llevar al bebé en un portabebé mientras se viaja es muy confortable y facilita los desplazamientos. Son muchas las razones que motivan el empacar uno o más dentro del equipaje. Con ellos, los pequeños encuentran confortables y seguros los brazos de sus seres queridos, estén en lugares congestionados, extraños o con horarios o rutinas diferentes, sirviendo de cobijo si el pequeño desea que lo arullen, quiere dormir o alimentarse. 

Alt="Porteo y viajes" Elena de Monitos y Risas
Imagen cortesía de Elena de Monitos y Risas

Por Valeria Calderón, mamá, abogada y educadora certificada.

Y los seres queridos pueden tener las manos libres durante los menesteres del viaje, como empacar o para hacer más llevaderas las filas de registro o inmigración que en ocasiones son largas o asistir a un museo, un parque de diversiones o un espectáculo.

El manejo del equipaje con el bebé en un cargador puede ser cómodo porque al permitir las manos libres, el bebé puede ir adelante, a la cadera o a la espalda y quien lo lleva con el maletín del bebé en una mano, el bolso de mano en la otra y además disponibles para transportar una maleta con ruedas. Pasar por espacios de movilidad limitada se hace más fácil con un portabebé. Ya en el lugar de destino, si está en una habitación distinta a la de su hogar, dormirlo en brazos dentro del cargador es un recurso eficaz.

“No tenía la intención de llegar a la cima de la montaña cargando a Gabriela en un portabebé, solo disfrutar de una oportunidad única para conocer a plenitud un lugar tan maravilloso. Durante el trayecto me imaginaba a las mujeres del pasado que habían caminado por allí con sus bebés a cuestas. Entre paso y paso llegamos a la cima y fue indescriptible. Una de las guías dijo que hacía mucho tiempo no veía personitas tan pequeñas subiendo una montaña”. Nancy.

Factores para escoger un cargador de bebé cuando se viaja

El cargador ideal varía de persona a persona y depende de las necesidades que se presentan durante el viaje. Si vas a viajar con infantes, algunos puntos a considerar son el lugar de destino y el tiempo que te va a tomar llegar, el propósito del viaje, el medio de transporte a utilizar, los días que durará tu estadía, las necesidades del bebé, si viajas o no con compañía y si además de llevar al bebé llevas equipaje, entre otros.

El lugar que vas a visitar y el tiempo que te va a llevar llegar a tu destino
Escoge el portabebé adecuado si el viaje es largo. Por ejemplo, si la estación de autobús, de tren, barco o el aeropuerto no otorga prioridad en la atención a viajeros con niños; si necesitas hacer conexiones o ir cambiando de medio de transporte o si pudieran presentarse eventuales demoras o retrasos en los itinerarios. Las bandoleras son ideales si es necesario quitarse y ponerse el portabebés o trasladar a bebés pequeños. Teniendo en cuenta el tamaño y peso del bebé respecto de su uso sugerido, también están los cargadores que reparten el peso en todo tu cuerpo como un fular, un Mei tai o una mochila de estructura suave; facilitan largas jornadas y son funcionales cuando escoges un destino en el que la actividad principal conlleva largas horas de turismo en los museos, excursiones o paseos por la montaña. Son funcionales también cuando el bebé todavía no camina pero ya se sienta por sí solo sin ayuda o para llevar a un pequeño que está cansado y no quiere caminar.

El propósito del viaje
Un sólo portabebé puede servir para varios propósitos, aunque puede elegirse el que más convenga para alguna actividad determinada. Por ejemplo, si vas a tomar unas vacaciones en la playa, existen portabebés diseñados para el agua que se pueden mojar sin que se dañen sus fibras y se secan rápido. Si te vas de excursión, las mochilas de estructura suave son ideales, dependiendo de las características de tu bebé. Si se trata de un evento elegante al que vas a llevar al pequeño, puedes complementar tu vestuario con un cargador de linda tela o estampado que lo resalte.

El medio de transporte
Considera el modo en que es viable el uso de portabebés en aviones, trenes, medios marítimos, autobuses o automóviles. Dentro de un avión por ejemplo, el bebé no debe ir en el instrumento al momento del decolaje y aterrizaje por razones de seguridad, aunque es ideal para llegar derecho al asiento, caminar cómodamente por los estrechos pasillos mientras el pequeño se distrae, y sirve también para acobijarlo o como almohada.

No es muy seguro dormir sin vigilancia mientras se lleva a un bebé en un portabebé, por ejemplo si es pequeño. Si no tienes un acompañante que vigile tu sueño mientras duermes con tu bebé en un cargador, algunos medios de transporte tienen espacios con cunas disponibles a tu lado para que los bebés duerman en ellas de manera segura mientras tu también lo haces.

En los vehículos, los cargadores no reemplazan los asientos para autos ni reemplazan a los cinturones de seguridad. En los medios marítmos los flotadores no sirven para ser utilizados mientras se lleva al bebé en un cargador y en caso de una caída es conveniente no tener al bebé atado al cuerpo.

Las necesidades del bebé

Qué mejor que los brazos de su cuidador cuando los pequeños están en la etapa de explorar en lugares en los que podrían perderse o ser peligrosos. Por ello puedes considerar la necesidad de quitarte y colocarte el portabebés con frecuencia, si el pequeño está en la etapa del sube y baja, caso en el cual una bandolera o un pouch serían ideales, además de que no ocupan mucho espacio, o un fular o un Mei tai adelante con un nudo preanudado.

Si el bebé no está habituado a un cargador, el aprender y practicar antes del viaje puede facilitar las cosas. Si ya dominas el arte de utilizarlos o viajas con alguien que sabe hacerlo, ambos pueden alternar el cargar al pequeño mientras el otro se encarga de las maletas.

Secretos de viaje
·      Ten a la mano los documentos y demás elementos que requieras.
·      Ten un fácil acceso al cargador y mantenlo guardado cuando no lo uses para que no se pierda ni ensucie.
·      En ocasiones no es tan fácil quitarte y ponerte el cargador en un lugar tumultuoso, por ejemplo si tiene tiras que podrían enredarse en las escaleras eléctricas, el área de recibimiento de equipaje o cualquier otra plataforma, enredar a una persona. Busca un sector de asientos o donde puedas dejar tu equipaje mientras te colocas el portabebé sin el temor de que se caiga.
·      Busca posiciones que no obstaculicen tu campo visual, por ejemplo si el bebé es grande, para no caerte o tropezarte con el equipaje de alguien.

Controles de seguridad

Con respecto al uso de portabebés en los controles de seguridad, cada ciudad o país puede tener condiciones diferentes. En algunos aeropuertos solicitan remover al pequeño, mientras que en otros no lo hacen si no se prende o suena la señal de detección de metales. Esto depende de las regulaciones,  de la edad y tamaño del bebé, y se realiza para chequear desde objetos no permitidos abordo hasta armas o explosivos. Considera esta situación si llegaras a necesitar remover al pequeño del cargador, si llevas a otro niño, etc. A algunas personas les funciona explicar que su portabebé está hecho solo de tela, si esto aplica y que lo pueden tocar para asegurarse que no hay ningún elemento entre ustedes, y tratar de pasar por los controles de seguridad cuando el bebé esté de buen humor y despierto de forma que se incomode lo menos posible.

Los cochecitos

Algunos viajeros utilizan mucho los cochecitos durante sus viajes y los encuentran muy útiles para transportar a un bebé pesado, consideran que en ocasiones no es fácil encontrar lugares para colocar al pequeño si no llevan un portabebé (o si necesitan retirárselo) a menos que sea en un cochecito. Otros los llevan para alternar con el portabebé o llevar a uno o dos niños mientras se lleva a otro en brazos (o para colocar las bolsas cuando se van de compras). Algunas personas prefieren viajar ligeros de equipaje y no tener que preocuparse de sacar al bebé del coche, doblarlo, pasarlo por los controles de seguridad, retirarlo de la maquina que lo revisa, armarlo y volver a colocar al bebé perdiendo tiempo o trancando una fila, ni desean correr el riesgo de que lo guarden y se pierda o golpee. Tampoco quieren tener que dejarlo en la puerta del medio de transporte que van a utilizar ni esperar a la llegada mientras lo devuelven para poder irse a buscar el equipaje que empujarán o cargarán con la otra mano mientras llevan el coche, ni atravesar puertas ni pasillos mientras logran desplazarse por todo el área buscando un ascensor para evitar las escaleras, si las hay.

Sea cual fuere la opción, las nuevas familias viajeras siempre se las arreglan para trasladarse de un lado a otro con sus pequeños y qué mejor si lo hacen de la manera que mejor les funcione.

“Cada vez que viajo con Maria Paulina llevo al menos un portabebé ergonómico. Durante el viaje no hay nada como tenerla cerca de mi, sintiendo comodidad y mis manos libes para manipular otros elementos. Además no es necesario cargar el coche, ahorrándome un equipaje adicional. Ella está protegida y cerca de su madre y yo no la pierdo nunca de vista.” Hilda.
Artículos de interés:
Un portabebes y a la aventura De Elena de Monitos y risas


Alt="Nenes de leche"

Por: Valeria Calderón, mamá, abogada y educadora certificada.