Buscar este blog

NO TODOS LOS PORTABEBÉS SON PARA PREMATUROS

Contacto piel a piel. Idealmente comienza desde el principio de la vida, con el recién nacido desnudo, en decúbito ventral con la espalda cubierta con una manta. Y puede prolongarse durante mucho tiempo. La cercanía facilita el poder llevar a cabo, tanto al bebé como a la mamá, lo que su ser les pide hacer naturalmente para satisfacer su necesidades biológicas básicas. El bebé sale del vientre materno y vuelve a su hábitat a través del contacto y los brazos. En otras palabras, se acomoda en la vivienda que le pertenece. Y puede quedarse allí. Si, puede perfectamente "¡acostumbrarse a los brazos!"


Fajón para bebé prematuro en cuidado canguro. 

Elementos que facilitan el cuidado canguro

Existen aditamentos para facilitar el contacto piel a piel a través del cuidado canguro. Desde una simple manta que facilita el contacto piel a piel, hasta una faja o fajón especial que se coloca el cuidador para dar soporte al cuerpo del bebé. También como fulares y bandoleras portabebés, para acoger al pequeño mientras se tienen las manos libres.

Es de especial importancia tener en cuenta que no todos los cargadores pueden ser ideales para practicar el método canguro, y que es importante utilizarlos correctamente. Si el portabebés no brinda la suficiente sujeción, es decir, si la tensión no es idónea, como podría pasar por ejemplo con un fular muy elástico, la firmeza requerida para que el bebé no se escurra se podría perder. Y un mal ajuste podría interferir con el correcto y sano desarrollo de la columna vertebral y las caderas en formación del pequeño. El bajo tono muscular propio de un bebé prematuro, pretérmino o con un peso inferior a 3.500 gramos, o ciertas condiciones o enfermedades que pudiera sufrir el bebé, requieren firmeza y sujeción en el aditamento que se usa para cargarlos, además de una correcta posición.

Los bebés que son cargados verticalmente, viéndose su cara permanentemente y de manera correcta, tienen un menor riesgo de accidentes, además de que se respeta su posición fisiológica, propia de su desarrollo.

Un portabebés incorrectamente utilizado, o uno inapropiado, con un bebé nacido antes de tiempo e incluso menor de cuatro meses, puede no brindar una completa sujeción, y por ende verse afectado también el paso de aire y causar accidentes fatales, particularmente si las vías aéreas se ven restringidas.

Protección de las vías aéreas

El tema de las vías aéreas de los bebés se puede dilucidar de la siguiente manera: Durante los meses que transcurren desde la llegada al mundo de un bebé, el pequeño no tiene control sobre la forma en que se mueve su cabeza, ni el peso de la misma. Los músculos que la sostienen requieren cierta madurez y se requiere tiempo para su desarrollo. Por ende, el bebé no tiene maneras tan fáciles para liberar sus vías aéreas si se llegaren a obstruir. La posición que facilita esta delicada situación, se presenta cuando el mentón del bebé hace contacto con su propio pecho, (a la altura del esternón del pequeño para ser mas precisos); en estos casos no hay un flujo de aire amplio. Una posición ergonómica asegura que las vías respiratorias del bebé estén liberadas.

Portabebés ideales para bebés prematuros, o menores de 3.500 gramos


Con mayor atención, los bebés prematuros que son llevados utilizando el método canguro, deben estar protegidos de una grave restricción de aire que conduzca a una asfixia posicional que se presente en minutos y que pueda no ser identificada a tiempo. Los portabebés adecuados para llevar prematuros, bebés con bajo peso al nacer o pretérmino, son por lo tanto, los fajones diseñados especialmente para este cuidado. También puede utilizarse fulares híbridos, que consisten en una mezcla entre un fular elástico y uno rígido y brindan mayor soporte que un fular elástico; las bandoleras de argollas, y los fulares rígidos (o tejidos). Desde luego, todos estos bien colocados en una posición ergonómica. Los fulares elásticos, precisamente por ser elásticos requieren de un ajuste correcto y preciso y que la columna del bebé no esté demasiado curva. El bebé debe estar firme, sin escurrirse. En caso de decidir usarse este tipo de fular para bebés con estas características, es muy importante buscar la asesoría de un instructor de porteo certificado.


Mantener erguido al bebé, en una posición amable con el desarrollo de su cuerpo en constante evolución, visible en todo momento y protegiendo la posición de su cabeza si se trata de un bebé pequeño nacido a término y menor de cuatro meses, o con alguna determinada condición o enfermedad, constituye uno de los principios del porteo seguro, independientemente del portabebés que se vaya a utilizar. Este principio se extiende a la utilización de dispositivos como los asientos para carro, las sillas que balancean o están fijas, las hamacas, etc. Y si se trata de un bebé nacido antes de tiempo o con bajo peso al nacer, en caso de decidir practicar el método canguro utilizando un portabebés, qué mejor que escogiendo un elemento apropiado, que permita llevarlo las 24 horas con seguridad.


Tal vez quieras leer: 
Los bebes no se acostumbran a los brazos, los necesitan
Cuidados madre canguro y centrados en la familia



“Cada terminación nerviosa bajo la piel recién expuesta del bebé desea intensamente el abrazo esperado; todo su ser, el carácter de todo cuanto es, le conduce a ser sostenido en brazos”
Jean Liedloff, “El concepto del Continuum”.

Alt="Nenes de leche"
Por: Valeria Calderón, mamá, abogada y educadora certificada.





Parte del éxito en el apoyo a las nuevas familias se debe a quienes leen y hacen comentarios sobre los artículos de este blog. Queremos contar con tu opinión o tu historia para enriquecerlos! 
Son bienvenidos tus comentarios a continuación, en info@babyayu.com o en http://www.facebook.com/ayuportabebes ¡gracias!