Buscar este blog

Bebés: Estar disponible emocionalmente

A veces las madres pensamos que no podemos tener otro papel que el de mamás y sólo mamás, sin darnos cuenta de tanto que hacemos, así parezca que es sólo una cosa. Pero es muy probable que nuestros bebés se den cuenta que allí estamos, abriéndoles espacios emocionales y físicos, haciendo más de una cosa. Los primeros no se pueden medir, pero están y existen sin que nadie nos enseñe. Los espacios físicos se pueden medir, pero no suelen ser tan amplios.

Alt= Mamá disponible a tiempo completo"
Los bebés necesitan tanto de los brazos como del alimento

Estos espacios comienzan en el vientre, en la preparación del nido, y en los regalos, consejos y festejos si los hay. Muchas madres por ejemplo, abren primero una dimensión física que da camino a un espacio emocional. Y la disponibilidad y organización de ambas dimensiones se van acomodando, reacomodando y ordenando. Lo que llena ese espacio va a su ritmo. Así, la disponibilidad emocional puede ser amorosa, pero también venir con desamor. Porque es inherente a la condición de ser madre, y es un espacio que por lo general se abre para no cerrarse jamás.

Un bebé necesita de muchos cuidados, de alimento, de brazos. Y necesita de alguien que esté disponible tanto por dentro como por fuera para la satisfacción de sus necesidades. Una madre necesita apoyo para disponer de ese comienzo, el cual debe ser respetado por los demás, y no ignorado. Porque es sagrado, y porque allí cabrán también emociones de amor, de alegría, de añoranza, de comprensión y de valentía. Pero porqué no, de desasosiego, de desconsuelo, miedo, resistencia, melancolía y desolación; que podrían conducirla a la sensación equivocada de no hacer lo suficiente, o a la de hacer una sola cosa. Si, la disponibilidad emocional puede venir con amor, pero también con desamor. Y debe ser protegido porque pareciera que en ese espacio no hay cabida para nadie más que no sea su bebé; ni si quiera para ella misma. Aunque muy seguramente no es así. 

Esa amplitud posiblemente perdurará para siempre, aunque podrá llenarse de más emociones, y de más personas, incluida ella. Es un lugar tan agradecido y tan dinámico, que permite invitar a más; permite ordenar, reacomodar, resignificar, y encontrar más campo. 

Y por más de que se trate de un amplio lugar, hay algo que no debería tener cabida: debería estar cerrado para aquello de mostrarse disponible emocionalmente para que los demás vean que está haciendo las cosas bien. ¡No! esa disponibilidad emocional es por ahora para el bebé, y será tomada e interpretada por el pequeño. Como venga. Y los bebés bien saben que tienen a su mamá para ellos, y si no es la mamá, a la persona que está ahí para cuidarlos... ordendando, resignificando, reacomodando, reajustando… 

A su manera.

Por: Valeria Calderón, mamá, abogada y educadora certificada.

Alt="Nenes de leche"


Alt="los mejores portabebés en Colombia"

Parte del éxito en el apoyo a las nuevas familias se debe a quienes leen y hacen comentarios sobre los artículos de este blog. Queremos contar con tu opinión o tu historia para enriquecerlos! 
Son bienvenidos tus comentarios a continuación, en:
info@babyayu.com 
¡Gracias!