Buscar este blog

PROBLEMAS EN LA LACTANCIA

El dolor en los pechos es tal vez una de las experiencias más incómodas que pueda sentir una madre que amamanta y sus causas pueden ser muy variadas: Desde lastimaduras por una bomba o máquina extractora e incluso un reflejo de salida de la leche doloroso, hasta grietas en los pezones, congestión mamaria, conductos tapados, mastitis y abscesos que pueden dificultar la lactancia.



En la gran mayoría de los casos de dolor en el seno no se recomienda el destete pues esta medida tiende a empeorar el problema y a disparar sentimientos de angustia en la madre y el bebé.


Aquí encontrarás algunas soluciones:

CINCO MANERAS DE PREVENIR PEZONES AGRIETADOS CUANDO AMAMANTAS:

1. Colocación: Los labios de tu bebé deben estar hacia afuera y abarcar con su boca la mayor parte de la areola (el área oscura alrededor del pezón).


2. Posición: Se facilita cuando la cabeza del bebé está alineada con el resto del cuerpo y volteado hacia ti “barriga con barriga”.

3. Succión: Verifica que tu bebé esté succionando y tragando rítmicamente. Si la succión no es correcta, interrúmpela las veces que sea necesario introduciendo el dedo meñique en la comisura de la boca del bebé para abrirla e intentar de nuevo.


4. No es necesario lavar los pezones ni antes ni después de amamantar. La areola tiene mecanismos lubricantes y antibacteriales, hacerlo contribuye a las grietas.


5. El uso de pezoneras puede producir congestión mamaria porque en ocasiones el bebé no logra extraer a través de ellas toda la leche necesaria.

CINCO MANERAS DE CURAR LOS PEZONES AGRIETADOS:

1. Puedes exprimir una gotita de calostro o leche madura y ponerla en los pezones para una acción cicatrizante.

2. Dejar de amamantar solo agrava el problema. Si un solo pecho tiene grietas, ofrece al bebé del menos afectado primero mientras se activa la bajada de la leche. Si tienes lastimados ambos pechos, compresas de calor y masajes previos para estimular la bajada de la leche contribuyen a que el bebé haga menos succión previa a su salida.


3. Puedes usar en el área afectada lanolina ultra purificada después de alimentar a tu bebé (no es necesario retirarla cuando el bebé vuelva al pecho).


4. Cambia el ángulo de succión variando las posiciones en que amamantas.

5. A muchas mamás les funciona dejar sus pechos descubiertos y que les caiga un poco de sol.

CINCO MANERAS DE ALIVIAR LA CONGESTION MAMARIA:

Unos días después del parto con la transición del calostro a la leche madura algunas madres sienten que sus senos aumentan de tamaño, están sensibles y se ponen tirantes. Algunas experimentan fiebre y malestar. A esto se le llama congestión mamaria y se debe a la gran cantidad de sangre y linfa que llegan al seno a ayudar en la producción de la leche, así como al aumento de la misma. Otra de sus causas de da cuando han pasado algunas horas sin amamantar o cuando el bebé empieza a espaciar las tomas.

Dar pecho con mucha frecuencia desde que nace tu bebé y despertarlo si no come cada dos o tres horas durante las primeras semanas de vida previene la congestión mamaria.

1. Si el pecho está duro e inflamado tu bebé podría tener dificultades en el agarre. Aplicar calor, masajear con suavidad la zona afectada y extraerte un poco leche antes de la toma ayuda para ablandarlo. Luego de alimentarlo puedes utilizar compresas de frio para seguir el tratamiento.

2. Si te congestionas porque tu bebé es dormilón y no ha sido puesto al pecho, el contacto piel a piel, no abrigarlo demasiado, hablarle, cambiarle el pañal y cambiarlo de posición lo despiertan. Si se debe a tomas espaciadas, puedes extraer un poco de leche entre tomas mientras tu cuerpo se adapta.


3. Verifica que tu bebé esté succionando adecuadamente para que extraiga la leche eficazmente.

4. Trata de no suplementar a tu bebé con leche artificial si no es necesario, porque succionará menos del pecho y aumentará la posibilidad de congestión.


5. Suspender la ingesta de líquidos no contribuye con la disminución de la molestia. Toma líquidos en la medida de tu sed.


CINCO MANERAS DE ALIVIAR UN CONDUCTO OBSTRUIDO:

Se obstruye un conducto cuando la leche no se desocupa como debiera y se presenta por dificultades al colocar al bebé o en la succión, intervalos largos de tiempo entre tomas, biberones, chupos, ropa apretada que presiona el pecho, horarios rígidos, bebés dormilones, secreciones de leche que tapan su salida, estrés, demasiadas actividades. Se caracteriza por un área muy sensible en el seno, un enrojecimiento o un abultamiento doloroso. Generalmente mejora después de veinticuatro horas de tratamiento.

1. Cambia la posición en que amamantas en cada toma para que salga leche de todos los conductos. Si colocas a tu bebé boca arriba para que amamante debajo de ti en cuatro patas, tus pechos quedan descolgados en una posición fácil para destapar conductos.


2. Compresas de calor, masaje en el área afectada y amamantar inmediatamente después o extraerse leche ayudan a aliviar el problema.


3. Amamanta por el pecho afectado con mucha frecuencia y por un rato suficiente largo.

4. Afloja tu ropa apretada y descansa al lado de tu bebé permitiendo que amamante cuando lo desee.


5. Si tienes un abultamiento en un pezón, este puede ser producido por una bolita de grasa o una perla de leche, en este caso tu médico puede retirarlo con una pequeña incisión.

CINCO MANERAS DE TRATAR LA INFECCIÓN DE UN SENO O MASTITIS:


Un conducto obstruido no tratado a tiempo puede desencadenar en una mastitis. Los síntomas son parecidos, sumados en ocasiones a una sensación de calor en la zona, fiebre y malestar general.

1. Es conveniente empezar a curar la infección lo más pronto posible. Sigue el mismo tratamiento del conducto obstruido: calor, amamantamiento muy frecuente y descanso.

2. Entre tomas puede funcionar colocar compresas de frio si sientes además congestión mamaria.

3. Consulta a tu médico si continúan los síntomas luego de 24 a 48 horas de iniciado el tratamiento. Es posible que te recete antibióticos que ojalá sean de amplio espectro compatibles con la lactancia y recuerda terminar el tratamiento.


4. Sigue amamantando! En tu leche se generan anticuerpos que protegen al bebé de las bacterias que están causando la infección además de que desaparecerá más rápido.


5. Descansa junto a tu bebé.

CINCO MANERAS DE ALIVIAR UN ABSCESO EN EL SENO:


Un absceso es diferente a una infección del pecho y surge de la acumulación de pus en una cavidad del tejido como consecuencia de una infección que no se ha curado.

1. Puede abrirse solo o requerir una incisión y drenarse.


2. Si la herida no toca la boca del bebé, no hay inconveniente en seguir amamantando.


3. Si no puedes transitoriamente dar pecho de ese lado, extraerte leche (preferiblemente manualmente) mientras sanas, evita una congestión mamaria.


4. Puedes seguir amamantando por el otro pecho.

5. El descanso te ayuda mejorar.



Por: Valeria Calderón, mamá, abogada y educadora certificada. Para todas las mamás lactantes que me llaman en busca de una solución.


Alt="Nenes de leche"












Parte del éxito en el apoyo a las nuevas familias se debe a quienes leen y hacen comentarios sobre los artículos de este blog. Queremos contar con tu opinión o tu historia para enriquecerlos! 
Son bienvenidos tus comentarios a continuación, en info@babyayu.com o en http://www.facebook.com/ayuportabebes ¡gracias!