Buscar este blog

FULAR: Instrucciones Rucksac o Canguro a la espalda


CANGURO A LA ESPALDA CON NUDO SENCILLO, NUDO REFORZADO Y NUDO TIBETANO

Llevar al bebé a la espalda otorga una maravillosa sensación porque despeja toda tu parte delantera brindándote libertad de movimiento y te facilita llevar a cabo tus actividades al paso que tienes cerca al pequeño. A él le resulta muy cómodo y divertido porque puede explorar el mundo desde otra perspectiva.



Este anudado es muy popular y versátil que otorga un excelente soporte y sirve para fulares tejidos cortos, medianos y largos. Cuando se practica y se aprende a manejarlo, este anudado puede ser elaborado rápidamente y resulta muy conveniente cuando el bebé está en un constante subir y bajar de los brazos. 
























Coloca al bebé en tu espalda siguiendo las “instrucciones para colocar el bebé en tu espalda” de este manual. Sostén al bebé con una mano mientras ubicas entre tus rodillas los extremos del fular que caen desde tus hombros hacia adelante para acomodar nuevamente con ambas manos la tela inferior que formará el asiento debajo de las nalgas del niño (Sin tensionar demasiado).

Recomendación: La parte alta de la franja, es decir, la que está más cerca de la cabeza del bebé es la que refuerza el anudado y lo hace cómodo. A medida que vas realizando el nudo, mantén la tensión en esta parte de la tela. 
· Si tienes mucha práctica y destreza, también puedes hacer el nudo tomando directamente los extremos de tela con ambas manos sin sostener la tela con las rodillas. Debido a que la tela es la que sostiene al bebé mientras haces el nudo, debes comprobar que esté lo suficientemente ajustada para garantizar la sujeción correcta del bebé sin que se caiga. De lo contrario, no dejes de sostenerlo con una mano o pide ayuda si sientes dificultad.


Inclínate hacia adelante, toma las franjas con tus manos y tensiona nuevamente para que sujeten bien al bebé sobre tu espalda y continúa con el nudo. Variación: También puedes meter una tira entre tus rodillas, tomar la otra y hacer pliegues a la altura de tu hombro para que quede más angosta y firme, luego meter la franja plegada entre tus rodillas y hacer lo mismo con la otra.





Lleva la tela hacia tu espalda por debajo de tus axilas y cruza las tiras por encima del pequeño, justo debajo de sus nalgas. Ahora trae hacia adelante los extremos de la tela por debajo de sus piernas y termina el nudo como se explica a continuación.


Algunas formas de terminar el nudo 


 TERMINADO SENCILLO

Esta terminación sirve para fulares cortos y largos. 




Haz un nudo doble.


TERMINADO TIBETANO

 





















Sostén uno de los extremos de la tela con tus rodillas para evitar que se afloje el nudo y mantenerlo seguro.



Toma el otro extremo y pásalo por debajo de la tela que sobresale en el pliegue de tu brazo contrario (justo al lado de tu axila). Luego toma la otra franja de tus rodillas y haz lo mismo.


Hala los extremos de la tela.



Puedes extender la tela que cubre tu pecho para que este no quede presionado. Toma las puntas del fular y haz un nudo doble o escóndelas dentro de cada pliegue.


Terminado reforzado a la espalda de varias capas para un muy buen soporte (fulares largos): 







En vez de anudar adelante las puntas del fular (que pasaste por debajo de la tela que sobresale en los pliegues de tu brazo) como en el acabado tibetano, toma una de ellas con la mano contraria y extiéndela por encima de tu hombro y brazo como si los fueras a cubrir.


Luego lleva hacia atrás la mano libre, toma la tela extendida sobre tu otro brazo y cubre con ella las nalgas de tu bebé.


Ahora tráela hacia adelante y sostén la punta (puedes meterla en el pliegue del hombro) mientras repites el procedimiento con la otra franja. Ata ambas puntas con un nudo doble adelante o escóndelas en los pliegues. 


Recomendaciones generales para el uso del fular en todas las posiciones y amarres
  • Lee información sobre uso, posición natural del bebé y seguridad.
  • El pequeño debe quedar bien sentado para evitar caídas. Esto se logra introduciendo la tela debajo de sus nalgas (formando una bolsa) y en algunas posturas sentándolo en el cruce de las franjas que quedan en forma de “X”.
  • La bolsa queda muy bien (si la posición lo permite) si introduces tu mano entre el cuerpo del bebé y tu torso y halas la tela por dentro.
  • El cargador debe quedar los suficientemente bien ajustado para lograr una correcta y cómoda colocación y evitar que el bebé se deslice adentro.
  • Verifica, para mayor bienestar y seguridad, que la tela quede lisa, firme y bien desplegada.
  • Si deseas que las franjas laterales no cubran tus brazos en ciertas posiciones, puedes plegarlas de varias maneras. Por ejemplo doblarlas con tu dedo pulgar hacia arriba de tu hombro o doblar cada una hacia adentro. En la descripción de las posiciones encontrarás también maneras de girar la franja hacia el hombro para lograr mayor tensión en el anudado.
  • El fular se ata siempre con un nudo doble que dependiendo del largo de la tela y de tu talla, es factible también hacer atrás, adelante o a la cadera. Si al anudar atrás te sobra tela, puedes traer la tela sobrante nuevamente hacia adelante y amarrar al frente, justo debajo de las nalgas del bebé, o a la cadera al igual que si te sobra tela al anudar adelante, pudiendo llevar la tela atrás. El fular es tan versátil que los nudos se pueden terminar con amarres de dos o más capas, terminarlos debajo de las nalgas del bebé, en tu espalda o en tu hombro.
  • Si el bebé necesita libertad de movimiento, puedes sacarle un brazo afuera.
  • Desata el nudo con seguridad. Para soltar el fular, desanuda y ve aflojando las tiras sin perder demasiada tensión mientras sujetas con la otra mano al bebé. Puedes retirar al bebé sin desanudar el portabebés tomándolo por el torso a la vez que sacas sus piernitas y permitiendo que el pequeño descanse en tu hombro mientras expandes las capas de tela que lo cubren. Si el bebé está situado en tu cadera o en tu espalda, suelta el nudo doble y ve corriendo al bebé poco a poco hacia adelante para tomarlo de allí (mientras haya tensión el bebé no se caerá).
Recomendaciones adicionales:
  • Si bien algunas personas llevan a los bebés en su espalda desde recién nacidos y se ayudan con espejos para verificar la posición del pequeño, es preferible llevarlos a la espalda a partir de que sostienen por si solos su espaldita.
  • Los fulares elásticos AYU están elaborados con dobladillos en los bordes que forman una barrera que ayuda a prevenir que el bebé supere con su cuerpo la elasticidad. Sin embargo, sugerimos utilizar solo fulares tejidos para las posiciones a la espalda. Los niños recién nacidos pueden ser llevados cómodamente, así como los grandes, que pueden ser transportados cómodamente hasta las 35 lb (15 kg) o 40lb (18 kg) en fulares tejidos AYU.
  • Si no tienes experiencia en los anudados a la espalda, visualiza el paso a paso antes de practicar: Intenta primero poner al bebé en la espalda sin el portabebés, luego con el portabebés con la ayuda de otro adulto y ve probando poco a poco hasta que sientas la confianza de hacer el anudado desde el inicio hasta el final.
  • Puedes darle un juguete al pequeño para que se entretenga mientras te pones el fular. ¡Y para que no te hale el cabello!
      Compra tu portabebés en tienda.babyayu.com y....
¡A disfrutar del porteo seguro!


Imágenes y textos exclusivos de Portabebés AYU protegidos por una licencia y por normas sobre propiedad intelectual. Prohibido su uso comercial.

Alt="Nenes de leche"

       Por: Valeria Calderón, mamá, abogada y educadora certificada.










Parte del éxito en el apoyo a las nuevas familias se debe a quienes leen y hacen comentarios sobre los artículos de este blog. Queremos contar con tu opinión o tu historia para enriquecerlos! 
Son bienvenidos tus comentarios a continuación, en info@babyayu.com o en http://www.facebook.com/ayuportabebes ¡gracias!