Buscar este blog

CARGADORES DE BEBÉS ERGONÓMICOS Y CALOR


Algunas personas necesitan salir con sus bebés a realizar diligencias y viven en lugares donde las inclemencias del clima, que varían de un extremo a otro, no dan tregua. Debido  a que los bebés regulan la temperatura de manera más difícil que los adultos, llevar a un bebé cuando hace mucho frío puede causar el temor de enfriamiento; y llevarlo en un clima caluroso, el temor de sobrecalentamiento. Por estos motivos, la escogencia del cargador depende mucho de ti, del bebé, del clima y del propósito por el cual necesitas usarlo. Aquí encontrarás algunas recomendaciones para llevar al bebé cuando hace calor.

Por Valeria Calderón, mamá, abogada y educadora certificada.


Alt="Mochilas de estructura suave Boba Colombia"
Imagen cortesía de Boba Colombia


La temperatura es muy alta. Hace mucho calor y el sol brilla en todo su esplendor. Es una época en la que las nuevas familias con bebés tratan de mantenerse en la sombra. Necesitas salir con el bebé y entre los posibles objetos que llevas aparecen un sombrero pequeño para cubrirte y un sombrerito para el pequeño. O llevas un moderno y grande sombrero de ala ancha que les cubra a ambos. También una sombrilla para sostener cómodamente con tu mano libre en caso de que el sol llegue directo. Usas con frecuencia protección solar para ti y para el bebé que ya puede recibirla por su edad, sin relegar al protector toda la responsabilidad del cubrimiento. Y la ropa que ambos usan es fresca, suelta y transpirable, y posibilita al bebé una cobertura total sin darle mayor abrigo. La época en que vives te permite obtener fibras amigas del clima; algodones, telas con protección solar incorporada que ofrecen un cubrimiento total sin adicionar calor y que son parte de la oferta. Incluso usas los extremos de la tela de una bandolera o un fular para cubrir al bebé del sol sin tapar del todo su cara para que le entre suficiente aire. Sales durante las horas menos calurosas del día y por corto tiempo. No te preocupa la tendencia de los bebés a calentarse más utilizando un portabebé, porque igual hace calor, igual lo llevarás en brazos así no uses un cargador y qué mejor que con las manos libres. Al fin y al cabo sabes que los bebés han sido llevados en cargadores desde tiempos milenarios y bajo extremas condiciones de calor o frío. Tu sentido común te acompaña y tomas las medidas para prevenir un sobrecalentamiento.

Temperatura corporal

A medida que la temperatura exterior aumenta, también lo hace la temperatura de nuestro cuerpo. Los bebés suelen ser más propensos a los efectos del calor extremo, que es sustancialmente mayor que se siente en condiciones normales de calor, y a la deshidratación, que se presentan cuando el cuerpo eleva la temperatura porque no puede compensar el exceso de calor enfriándose por sí mismo, por ejemplo a través del sudor, que a veces no es suficiente por estos factores climáticos a los que pueden sumarse la humedad y el sol. 

Algunos consejos
  • Infórmate sobre las condiciones climáticas del día. 
  • Sólo debes salir con un bebé en un clima de mucho sol y calor si es absolutamente necesario. Dado el caso, limita el tiempo que pasas en esas condiciones. Temprano en la mañana o por la tarde cuando empieza a caer el sol hacen más agradables los paseos.
  • Evita una exposición directa al sol y a altas temperaturas.
  • Debido a que el contacto piel a piel es una forma efectiva de producir calor, usa ropa delgada y fresca y viste así al bebé. Suele ser la mejor opción una capa ligera de ropa o un cobertor o tela delgados y absorbentes de sudor entre el bebé y tu. Algunas personas prefieren camisetas sin mucho escote para que la cabeza del bebé descanse mediando una capa entre la piel y la cabeza. 
  • Algunos cargadores vienen con aditamentos que ayudan a cubrirse y hacen sombra, o sus extremos de tela son usados para cubrir la piel expuesta del bebé (salvo la cara).
  • Llevar al pequeño en un portabebé permite verificar su nivel de comodidad. Puedes notar si está agradado con el clima colocando dos de tus dedos en su nuca para comprobar si está sudoroso o caliente (parecido a como colocas dos de tus dedos entre su mentón y pecho cuando deseas verificar que sus vías respiratorias estén libres).
  • Está alerta de cualquier signo de sobrecalentamiento como la temperatura alta del cuerpo por encima de 103°F, la piel caliente, roja y seca; el pulso fuerte y rápido; mareo, nausea, confusión, inconciencia. Pide asistencia para empezar rápidamente un proceso de enfriamiento seguro. 
  • Verifica que el bebé esté en todo momento hidratado, sea que no esté criado a pecho o esté siendo amamantado. En este último caso, el pecho materno a libre demanda será un excelente aliado porque además de hidratarlo lo alimenta y le pasa defensas, siendo más que suficiente dárselo de manera exclusiva durante los seis primeros meses de edad. ¿Sabías que la composición de la leche materna se adapta a los cambios climáticos?
  • Evita cambios bruscos de temperatura y cubre al bebé con más ropa o con el portabebé, cuando entres a lugares fríos o con aire acondicionado.
  • Usa el sentido común para detectar cualquier incomodidad, por ejemplo si estás usando el cargador por períodos largos de tiempo. Retira al bebé del cargador si es necesario para que ambos se refresquen. 
  • Durante condiciones de calor extremo trata de estar en lugares muy ventilados o con aire acondicionado. 
  • No olvides hidratarte permanentemente, al fin y al cabo tienes una mano libre para cargar con una botella de agua. Toma líquidos adentro o afuera así no estés haciendo actividad física. No esperar a tener sed para beber. 
  • Los toques de agua en espray o mojar una toallita y pasársela, así como los empaques de plástico frío en los bolsillos del cargador, resultan muy refrescantes, así como llevar el cabello agarrado, que además evita manitos tironeando.
  • Si llevas una sombrilla compacta, te resultará fácil de guardar cuando no la uses. 
  • Salir por la mañana o por la tarde. 
  • Está alerta de cualquier signo de sobrecalentamiento, como la temperatura alta del cuerpo por encima de 103°F, la piel caliente, roja y seca, pulso fuerte y rápido, mareo, nausea, confusión, inconciencia. Pide asistencia y empieza a enfriar a la persona, sea con agua fría, llevándola a un sitio con aire acondicionado.
Portabebés y posturas adecuados para el clima

Los fulares tejidos (rígidos) de telas frescas y ligeras gustan mucho, sean estos cortos o con nudos de pocas capas, en ocasiones más que algunos elásticos cuya tela gruesa o composición se percibe acalorada. Algunas personas ven más frescas las posiciones en la espalda, otros prefieren llevar al bebé adelante. 

A menudo se cuenta el cargador como una capa adicional de ropa y, al contrario de lo que sucede cuando el clima es muy frío, algunos ven muy útil minimizar los recubrimientos alrededor del cuerpo. Por ejemplo si el fular tiene varias capas, cada una brindará calor adicional para el bebé y para quien lo lleva, y no será necesario vestirse ni vestir al pequeño con varias capas adicionales de ropa. Usa nudos de una capa como la cruz envuelta, que es una excelente opción tanto en frío como en calor, porque puedes pasar de un nudo de una capa a un nudo de tres, y viceversa. Así, si empieza a hacer calor puedes reajustarlo, de igual manera cuando entras a lugares fríos o con aire acondicionado. 

Algunas personas optan por los portabebés estilo asiático como los Mei tai o las mochilas de estructura suave, porque tienen un panel que se asegura con tiras abrochadas y la manera en que se usan permite que el aire circule, además de que no llevan una cantidad grande de tela. 

Las bandoleras y pouch confeccionados en bambú, caña, gasa, seda, tela ecológica o lino son muy frescas también y llevan una sola capa. La posición a la cadera es fabulosa cuando el bebé ya es capaz de sentarse por sí solo sin ayuda, porque al cargar no se lleva mucha tela y el contacto físico abarca menos porción de piel que en otras posiciones. 

Existen también cargadores que se adaptan al agua proporcionando una cómoda manera de refrescarse a la orilla del mar o del río, en una piscina o incluso en la ducha con el bebé cerca del corazón y de los besos. Y que mejor que transportar al bebé por estos lugares con un portabebé en vez de un coche. 

Haga frío o haga calor, siempre verifica que esté bien formado el asiento que le da soporte a las nalgas del bebé y que sus rodillas estén a la altura o más altas que aquellas, también tenerlo lo suficientemente alto, a la vista, y lo suficientemente cerca como para poder darle un beso.


Alt="Nenes de leche"
Por: Valeria Calderón, mamá, abogada y educadora certificada.






Parte del éxito en el apoyo a las nuevas familias se debe a quienes leen y hacen comentarios sobre los artículos de este blog. Queremos contar con tu opinión o tu historia para enriquecerlos! 
Son bienvenidos tus comentarios a continuación, en info@babyayu.com o en http://www.facebook.com/ayuportabebes ¡gracias!