Buscar este blog

Cómo proteger la nutrición en emergencias: ojo con las donaciones












¿Quieres saber cómo puedes ayudar a proteger la nutrición de los bebés ante situaciones de emergencia? Cuando hay desastres naturales o guerras, los operativos que se lleven a cabo respecto a la ayuda que a bebés, niños y madres lactantes deben ser regulados y guiados de forma técnica y ética. Aquí te cuento cómo.



¿Qué pasa con la lactancia cuando hay una emergencia o desastre?

Es reconocida la necesidad de los bebés de recibir lactancia exclusiva durante los primeros seis meses de vida y se recomienda seguir con la lactancia durante por lo menos dos años o más. Sin embargo, cuando hay emergencias, muchos bebés lactantes quedan huérfanos o son separados temporalmente de sus madres. Ellas pueden estar enfermas, lesionadas, o impedidas; lo mismo los bebés. Algunas ven menoscabados sus esfuerzos para amamantar y también puede suceder que no amamantaron antes de la eventualidad. 
Es aquí cuando, pensando en la supervivencia y en la solidaridad, muchos agentes en la sociedad pensamos en apoyar e intervenir. Algunos solicitan donaciones masivas de sustitutos de la leche materna y si; la mejor de las intenciones puede causar consecuencias positivas, pero también contribuir a agravar la emergencia. 

¿Porqué se agravaría la emergencia?

1. La captación no regulada de formulas infantiles o sustitutos de la leche humana puede ocasionar un menoscabo en la nutrición de los bebés amamantados causando enfermedades y muerte, no solamente porque ocasiona peligrosos riesgos relacionados con condiciones higiénicas de manipulación, preparación y conservación en que se pueda ofrecer, sino por su uso inapropiado. También porque amamantar previene enfermedades. 
Incluso podría causar confusión en las madres que la reciben sin necesitarla, en los grupos de ayuda que las reparten y en las personas que unen sus esfuerzos para ayudar a minimizar el impacto del daño a todo nivel. 
2. La captación no regulada de estos sustitutos de la leche humana que sea necesario brindar a los bebés lactantes no amamantados puede desproteger a las madres lactantes que están presentes y que además requieran apoyo e información para hacerlo en un momento crítico por estar viviendo las consecuencias a nivel sicológico y material de una situación de desastre. Ellas podrían llegar a recibirlos indiscriminadamente en el afán de ayudarlas.

¿Cuales serían lo pasos para prevenir un impacto negativo en la salud y en la nutrición en un evento de emergencia?
Con miras a prevenir un impacto negativo en la salud y en la nutrición por un mensaje mal dado, mi recomendación es que se detecte e identifique con exactitud qué bebés lactantes necesitan alimentación distinta a la materna con el fin de evitar prácticas poco apropiadas como respuesta inmediata ante emergencias y desastres, así como a clasificar quienes serán los beneficiarios finales. 

¿Qué tipo de acciones se recomienda para mantener la lactancia en un medio tan limitado? 
Como abogada con énfasis en salud reproductiva y educadora prenatal y postnatal, hago un llamado a la acción a las organizaciones, a las sociedades y agrupaciones que concentran personal de salud como pediatras y otros; a los miembros de instituciones de socorro, a los medios y a la misma sociedad civil, para que los esfuerzos de ayuda en el recaudo de estos alimentos sean orientados hacia la protección exclusiva de los bebés que no puedan ser amamantados. Porque distribuir estos sustitutos debe ir con educación, aprendizaje sobre cómo prepararlo de forma segura y con seguimiento.

¿Cual es la mejor ayuda humanitaria para bebés que requieran suplementos de manera temporal o por períodos largos de tiempo?

La mejor ayuda es encauzar la recolecta, la solicitud de donaciones, la repartición de sustitutos de la leche materna sin menoscabar la protección a la lactancia de los bebés amamantados y evitar que sobresalga la alimentación con fórmula respecto de la alimentación con leche humana constituye la mejor estrategia para minimizar daños.
Es ideal que este trabajo sea realizado por expertos de salud con entrenamiento previo, porque es compromiso del Estado, las instituciones, agremiaciones, asociaciones y de la sociedad en general contar con conocimiento y esperar una mínima capacitación, antes de convocar ayuda masiva de donaciones de sustitutos de la leche materna. Este tipo de ayuda debe ser supervisada. Hay que investigar y verificar quienes son los agentes que canalizan estas donaciones y cómo las reparten. 
También hago un llamado a otorgar el máximo apoyo a las madres que permanecen con sus bebés amamantados, sin invitarlas a recibir sustitutos innecesarios que se pidan indiscriminadamente como donación. La mejor ayuda humanitaria para madres lactantes consiste en dar soporte a su nutrición e hidratación adecuada, brindarles información y apoyo en sus procesos de lactancia, ayudar a relactar a las que se han visto impedidas y animarlas a continuar con la lactancia exclusiva si tienen bebés menores de seis meses, o complementada con alimentos nutritivos luego de los seis meses de vida. 

http://www.ennonline.net/ife/orientation

www.unicef.org/lac/emergency_handbook.pdf

Por: Valeria Calderón, mamá, educadora certificada y abogada con énfasis en salud reproductiva. 


Consúltame en: info@babyayu.com. Sígueme en: https://twitter.com/nenesdeleche, en Facebook: @ayuportabebes y en instagram: https://www.instagram.com/nenesdeleche/

Alt="Nenes de leche"
       





Parte del éxito en el apoyo a las nuevas familias se debe a quienes leen y hacen comentarios sobre los artículos de este blog. ¡Queremos contar con tu opinión o tu historia para enriquecerlos! 
Son bienvenidos tus comentarios a continuación, en info@babyayu.com ¡gracias!