Buscar este blog

¿Cómo escoger el mejor portabebé?





Los portabebés son grandiosos elementos que facilitan la cercanía, ofreciendo muchas posibilidades de contacto. Propician un ambiente amoroso y un entorno feliz que contribuyen con los procesos naturales de un bebé que necesita contacto físico, cariño, abrigo y abrazos desde que llega al mundo. Aquí encontrarás algunas referencias para escoger el portabebés que mejor se adapte a las necesidades del bebé y las tuyas:


www.nenesdeleche.com

Por Valeria Calderón, mamá, abogada y educadora certificada.


Según la utilidad

Es variada la selección de cargadores que pueden usarse en diferentes posiciones según las necesidades del pequeño y las nuestras. Los diferentes estilos de portabebés pueden ser llevados simplemente para disfrutar de los pequeños cerca de nuestro corazón y nuestros besos, para facilitar la expulsión de gases y contribuir a evitar el reflujo con una posición vertical, para desplazarnos por lugares donde hay mucha gente o poco espacio donde no cabe un cochecito, durante un viaje, para permitirles hacer una pequeña siesta, realizar nuestras actividades del día a día, necesitar nuestra parte delantera libre para alguna labor, para jugar con otros pequeños o atenderles, un paseo corto o incluso para los caminantes que exploran lugares a los que un cochecito no llegaría.

Un fular elástico es fantástico para bebés recién nacidos por la suavidad de la tela que invita a disfrutar de un contacto piel a piel. Un fular tejido es ideal desde el nacimiento y puedes usarlo largo tiempo y para largas caminatas porque es cómodo y resistente. La bandolera y el pouch son versátiles, fáciles de utilizar y de guardar, perfectos para los bebés pequeños que amamantan con frecuencia y necesitan brazos. También prácticos para llevar a los más grandes que ya gatean o caminan, a quienes les gusta el "sube y baja", siendo muy útiles en este período también para caminatas cortas. Los portabebés estilo Mei Tai y las mochilas de estructura suave son fabulosos para transportar bebés que pesan y son fáciles de utilizar.

Las posibilidades para usar un portabebés son infinitas. Puedes utilizarlo como cobija, hamaca, cambiador, abrigo extra cuando hace más frío de lo que esperabas, protector de los rayos del sol, cobertor para el carrito del mercado, etc. 

Según la calidad del portabebés

Las telas en que están fabricados los portabebés AYU son de óptima calidad así como sus broches, anillas y accesorios. Las telas pasan rigurosas pruebas de calidad y muchas de ellas tienen un alto nivel de resistencia. AYU trabaja con telas ecológicas, telas que protegen el cuerpo y boca de un bebé e hilos de la mejor calidad en el mercado porque las costuras son muy importantes. Por ejemplo, los fulares elásticos AYU tienen dobles costura a lo largo de sus bordes superior e inferior, esto permite una elasticidad lo suficientemente necesaria como para contener a un bebé pequeño si es correctamente utilizado. Las anillas de las bandoleras AYU son homologadas y fabricadas especialmente para empresas de portabebés. Son anillas fuertes, no tóxicas y les han hecho pruebas de impacto, de temperatura y blanqueamiento, entre otras. Adicionalmente, los tamaños de las anillas son apropiados para las características de la tela en que está fabricadas las bandoleras.

Según el grado de dificultad

Los portabebés requieren de cierta habilidad y práctica para ser utilizados. Los fulares rígidos y elásticos permiten diferentes anudados que se pueden aprender y muchos se ven tan beneficiados con ellos, que no salen sin probar una posición distinta cada vez. Algunos prefieren portabebés de estructura suave con broches y hebillas, otros eligen portabebés con anillas que brindan el ajuste necesario y que consideran son fáciles de poner y de quitar. Por el contrario, hay personas que desean un portabebés sin ningún tipo de accesorio. 

Según su estética

Los portabebés AYU combinan funcionalidad, practicidad y moda. Algunos traen vibrantes colores, tan hermosos que “hacen la pinta” de quienes adoran llevarlos con estilo. Algunos prefieren las gamas de rosados y fucsias para llevar a las niñas, otros usan los azules y marrones para llevar a los varones.  Hay quienes usan diferentes colores de acuerdo con el estilo de ropa que se van a poner. También se tiene en cuenta si el mismo portabebés lo va a llevar un hombre, una mujer o ambos.


Si buscas un portabebés para usar durante el día o en una ocasión especial, o deseas una pieza que realce tu prenda, AYU te ofrece productos atractivos, funcionales y cuidadosamente elaborados. Algodones, linos, elegantes sedas y tejidos orgánicos y ecológicos de colores vibrantes componen los distintos estilos de nuestros portabebés ergonómicos. Además de durables, resistentes y ajustables, son únicos; algunos tienen hermosos adornos elaborados por mujeres indígenas de Colombia, cuyas formas simbolizan elementos de la naturaleza o formas abstractas. Otros vienen en telas elaboradas por tejedoras que aplican en sus telares técnicas especiales de las que surgen inigualables piezas resistentes y suaves a la vez. A través de AYU las artesanas tienen una oportunidad sin precedentes de mostrar su magia al mundo. 

Según el desarrollo del bebé

Te invitamos a disfrutar de la crianza en brazos de una manera segura y amorosa conociendo un poco sobre el desarrollo de un bebé.   

Recién nacido

Si bien todos los bebés presentan rasgos comunes, cada pequeño es único y diferente. Por ello pueden variar su tamaño, peso, estatura, ritmo de crecimiento y desarrollo. Al nacer, el peso de un bebé oscila entre 2.5 kg y 4 kg, siendo el promedio de 3.5 kg (7.7 lbs). Un bebé que nace antes de término o es prematuro pesa mucho menos. Al año de vida, el peso por lo general se ha triplicado y a los dos años se ha cuadruplicado.

El cuerpo de un bebé es muy maleable y flexible durante los primeros meses y cambia drásticamente a medida que va creciendo. Un pequeño que crece naturalmente y está saludable, nacerá con cartílagos blandos en su esqueleto que se irán endureciendo hasta formar los huesos que se irán uniendo y aumentando en tamaño y dureza conforme crece hasta la edad adulta. Esta maleabilidad le ha permitido acomodarse en el útero y nace con sus piernas arqueadas que poco a poco van modificando su posición natural.

De igual manera, un bebé nace con poca capacidad muscular que se va desarrollando cerca de los seis meses de vida y mas adelante, hasta avanzar en el control de sus músculos y lograr mayor movilidad y autonomía en sus movimientos. De realizar pocos movimientos en sus primeras semanas, paulatinamente empezará a agarrar, a apoyar sus talones, a empujar y a alzar la barbilla sin todavía un absoluto control de su cabeza. El cambio ocurrirá cuando los músculos de su cuello cobren más fuerza y sea capaz de alzar la cabeza, sostenerla y girarla por sí solo.

Teniendo en cuenta que un bebé pequeño no tiene suficiente desarrollo muscular y no controla sus movimientos necesitando un buen soporte a la columna vertebral y a su cabeza, el portabebé más adecuado será aquel que otorgue suficiente apoyo a su cabeza y cuello, que además respete la curvatura natural de su columna vertebral y la posición de sus piernas desde que nace y que conserva por algún tiempo.

Los fulares y las bandoleras de anillas utilizados correctamente, son ideales para bebés pequeños porque otorgan buen soporte y con el ajuste suficiente evitan que el bebé se deslice y se pierda dentro de la tela. Un bebé pequeño de 8 lbs o 3.64 kg, peso recomendado para empezar a utilizar los portabebés AYU, puede ser llevado incluso después que el bebé ha ganado un buen control muscular como sostener su cabeza o sentarse por sí solo, momento propicio para los portabebés de estructura suave como los Mei Tai o las mochilas ergonómicas.

Entre los cuatro y los quince meses

Durante el devenir del crecimiento y desarrollo, el bebé logrará empujarse con los brazos, luego rodar y deslizarse para mas adelante intentar sentarse, primero con ayuda y luego por sí solo (entre los 4 y 7 meses cuando el peso oscila entre 5 y 10 kg). Después alzará el cuerpo (alrededor de los 5 y 8 meses cuando puede pesar entre 6 y 11 kg) y su cuerpo tendrá más equilibrio y fuerza a la vez que su peso también seguirá aumentando de manera constante y gradual a partir de entonces. Logrará moverse con la ayuda de las manos y las rodillas para poder gatear.

Cuando los músculos del cuello, espalda y piernas ya estén desarrollados, el bebé podrá levantarse descubriendo un mundo nuevo. Luego logrará mantenerse de pie (cerca de los 8 meses), primero cayéndose y luego por si solo (entre los 12 y 15 meses cuando pesan entre 8 y 12 kg o más) avanzando con la ayuda de sus piernas. Un bebé que puede sentarse por sí solo por lo general se siente muy cómodo cuando lo alzamos llevándolo en nuestra cadera. 

Entre los dieciocho meses y los tres años

A los 18 meses la mayoría de los niños pesan entre 9 y 14 kg y así hayan aumentado su peso y tamaño, disfrutan mucho de los brazos, de hacer siestas dentro de sus cargadores y ver el mundo a la altura de su cuidador cuando despiertan. Para estos momentos, la necesidad fundamental de un buen portabebés debe atender el requerimiento de transportar pequeños que empiezan a pesar lo suyo de una manera confortable, que sea fácil de usar y que permita movilidad, siendo ideales los cargadores que otorguen una fantástica sujeción y den buen soporte.

Un pequeño entre los 18 meses y los 3 años (cuando puede pesar entre 12 y 18 kg) suele tener mucha energía y le gusta explorar el mundo y jugar. Cargar a un bebé de esas características por largo rato solamente con las manos puede resultar cansador y para ellos los portabebés son ideales cuando se quedan dormidos, en lugares transitados y durante los viajes y caminatas. El peso del pequeño bien distribuido en un portabebés ergonómico también ayuda a la espalda y músculos de quien lleva al bebé por su eficiencia en la distribución del peso. Adicionalmente, un buen tamaño en el panel de su estructura evita que el pequeño arquee su espalda y pueda caerse o no sienta comodidad por la falta de cubrimiento en su espalda, sobre todo en las posiciones hacia atrás cuando no se ve lo que está ocurriendo.

Para estos rangos de edades, los fulares tejidos se convierten en una magnífica opción, así como los portabebés tipo Mei tai (asiático) y las mochilas de estructura suave por la posición ergonómica que permiten y por su utilidad para largas caminatas, ofreciendo una buena distribución del peso de un bebé con mayor autonomía en el manejo de su cuerpo. Por el contrario, un bebé pequeño que no domina los músculos de su cuerpo, no irá cómodo ni seguro en este tipo de portabebés porque corre el riesgo de deslizarse y porque sus piernas, todavía encorvadas, no tienen el suficiente desarrollo ni tamaño como para extenderse y se forzaría su apertura natural.

Sobre los límites de peso recomendados

AYU recomienda el uso en fulares y bandoleras a partir de 8 lbs o 3.64 kg de peso en el bebé y consultar con el médico sobre su uso apropiado en bebés de menor peso.

El peso máximo recomendado algunos de los portabebés AYU es de 35 lbs o 15.91 kg, teniendo en cuenta algunas limitaciones en algunos tipos de portabebés limitados para momentos precisos, porque no obstante el máximo peso sugerido puede resultar cansador desplazarse en caminatas largas con una bandolera de anillas o un pouch con un pequeño cuyo peso oscila en esos rangos, por la distribución asimétrica del peso, teniendo en cuenta utilizarlos para cortos período de tiempo, para los momentos de “sube y baja”, para amamantar, una siesta o para transportarlos de un lugar determinado a otro, siendo cómodo para llevar a un bebé grande, un portabebés de estructura suave, un Mei tai o un fular tejido que distribuye el peso entre tu cadera, tu espalda y ambos hombros.

O por ejemplo un fular elástico podría empezar a estirarse si se lleva a un bebé de más de 9 kg durante mucho tiempo sin la precaución de una buena sujeción, nudos de más de tres capas y caminatas cortas.

No es aconsejable sobrepasar el peso sugerido para el uso de cada portabebés por los riesgos de su uso incorrecto. Por ejemplo un niño podría sentirse incómodo si la tela de un cargador como el Mei tai resulta corta y no cubre lo suficientemente su espalda, un fular elástico podría estirarse demasiado y una bandolera podría resultar poco saludable para el cuerpo de quien la utiliza. Es también muy importante que evalues el tamaño del bebé y que coincida con el portabebés que vas a utilizar, de manera que el pequeño esté siempre cómodo y tenga buen soporte para que su cadera puedan estar en una posición saludable mientras lo llevas en un portabebés.

Peso recomendado 

Mínimo: 8 lbs o 3.64 kg para todos los portabebés excepto los portabebés estilo Mei Tai: a partir de que el bebé pueda sentarse por sí mismo y algunas referencias de mochila ergonómica: a partir de los 9 kg o 19.84 lbs. 
Máximo: 35 lbs o 15.91 kg. 
Consulta a tu médico: Peso por debajo de 8 lbs o 3.64 kg. 


Imágenes y textos exclusivos de Portabebés AYU protegidos por una licencia y por normas sobre propiedad intelectual. Prohibido su uso comercial.