El calostro


El calostro, aquel líquido amarillento y espeso secretado por los pechos cuando ocurre el nacimiento es muy importante y beneficioso para los "nenes de leche" que lo reciben.


Dentro de los tres a seis días siguientes al parto aproximadamente y durante unos días, el calostro se irá transformando hasta conformar la leche madura.


El calostro contiene elementos como vitaminas, minerales, proteínas y defensas que facilitan su desarrollo y protegen su sistema inmunológico, es decir, todo su sistema de defensas se fortalece y protege de bacterias, infecciones y virus, ya que el calostro es un líquido vivo con características propias que ningún otro líquido contiene. Este ejército de defensas continuará otorgando protección al bebé durante toda la lactancia y más allá. Otra cualidad del calostro es su fácil digestión y sus efectos laxantes que contribuyen a que el bebé recién nacido expulse el meconio, aquellas primeras deposiciones negruzcas y pegajosas.


Alt="Calostro y su importancia"

Un bebé necesita recibir con frecuencia el alimento materno para poder desarrollarse y la naturaleza sabia lo dosifica desde el principio, de ahí que el calostro venga en pequeñas cantidades, aunque suficientes para el bebé. Al principio un bebé succiona con bastante frecuencia y por períodos cortos y duerme; comportamiento este perfectamente normal. Ponerlo al pecho de forma natural tanto de día como de noche, sin restricciones y conforme lo necesite, cuidando de un buen agarre y posición, facilita su alimentación, su desarrollo y permite que el cuerpo de la madre fabrique la leche que el bebé necesita en cantidades suficientes.

El calostro es muy preciado, aprovéchalo.
Compartir en facebook twitter Google tumblr pinterest

Entradas similares

0 Comentarios

No se permiten nuevos comentarios