Puntos importantes sobre lactancia

Si tuviera que resumir algunos puntos importantes sobre la lactancia de forma puntual pero a la vez general cuando una madre me pregunta por un buen inicio, hablaría de lo que suele ocurrir en los primeros días y le diría lo siguiente:

Alt="Puntos importantes sobre lactancia"

  • Si decides amamantar a tu bebé, sería magnífico que pudieras hacerlo durante las primeras horas de vida para así poder establecer la lactancia y fortalecer el vínculo a través de los beneficios del contacto. Si no lo logras ¡no quiere decir que vas a fracasar! Confía en que podrás hacerlo después con un poco de información y apoyo. 
  • El calostro, fluido vivo que sale del pecho durante los primeros días contiene elementos nutricionales muy importantes, además de anticuerpos que protegen a tu bebé. Es como "la primera vacuna". Aún cuando viene en pocas cantidades, será suficiente si se le das el pecho conforme desee succionar. Entre el tercero y el sexto día del nacimiento, el calostro poco a poco se irá transformando en leche. Al "bajar la leche" es probable que sientas una congestión mamaria (plétora), que será transitoria y que seguramente se aliviará conforme sigas amamantando cada vez que tu bebé lo pida y durante el tiempo en que lo pida con una correcta posición y agarre al pecho (libre demanda). 
  • Los bebés necesitan succionar. Tanto nutritivamente como no nutritivamente. Se trata de un instinto intenso y poderoso. Amamantar a tu bebé cada vez que muestre señales de hambre, que aprenderás a conocer sin que sea necesario esperar a que llore, hacen que pueda recibir su alimento de manera suficiente y plena. Satisfacer su necesidad de succión permanentemente, te garantiza aliviarla y le permite a tu bebé decidir cuando alimentarse y cuando succionar garantizándote a ti producir justo lo que tu bebé necesita para crecere sano. Durante las primeras semanas, es aconsejable amamantar tanto de día como de noche en intervalos no mayores a tres horas.
  • Para prevenir grietas en el pezón, es importante vigilar la posición de tu bebé: su cuerpo alineado frente a ti, así como la colocación de su boca: bien abierta y abarcando gran parte de tu areola.
  • Si tu bebé recién nacido es dormilón, y en cuanto hace contacto con el pecho notas que se duerme inmediatamente, y te preocupas, puedes intentar despertarlo sacándole gases, quitándole abrigo que tenga en exceso, cambiándole el pañal o extraerte una gota de leche del pezón y rozar su boquita con éste para estimularlo. Algunas madres utilizan un algodón húmedo en su entrecejo o un movimiento suave circular del dedo medio, como estímulo en su mejilla. Comprimir suavemente con tu mano en forma de "C" en el tejido mamario mientras el bebé tiene el pecho en la boca, puede funcionarte para aumentar el estímulo. ¡no importa que se quede dormido en el pecho!, nunca importa.
  • Es normal que mientras queda establecida la lactancia sientas a veces congestión y goteo en tus pechos. Con el paso del tiempo es muy factible que desaparezcan, lo cual no es un indicador de que estés quedándote sin leche. ¡Por el contrario! tu bebé estará recibiendo lo que necesita si le das pecho a libre demanda. 
  • Habrá días en que tu bebé querrá estar constantemente al pecho, situación intensa, pero que ayuda a ajustar tu producción de leche conforme va creciendo.
  • Durante alrededor de los seis primeros meses, la leche humana es el alimento superior, completo y único que tu bebé necesita y no es necesario darle otros líquidos ni sólidos. Durante los seis meses siguientes la leche materna seguirá siendo el alimento principal y los alimentos servirán de complemento, de ahí el nombre de "alimentación complementaria". Luego de su primer año y más allá, tu bebé podrá seguir beneficiándose de los valiosos beneficios de la lactancia. Así se protegerá de enfermedades y además recibirá afecto y consuelo. El destete se sugiere paulatinamente y de común acuerdo entre tú y tu bebé. Las organizaciones mundiales de salud recomiendan la lactancia hasta los dos años o más. 
  • Por último, muchos besos, apego, cariño y por supuesto, muchos, pero muchos brazos. Porque..."los bebés no se acostumbran a los brazos, los necesitan".

    Compartir en facebook twitter Google tumblr pinterest

    Entradas similares

    0 Comentarios

    No se permiten nuevos comentarios