Introducción de sólidos

El destete guiado por el bebé, una manera maravillosa de introducir la alimentación complementaria cuando el bebé se encuentra alrededor de los seis meses de edad. O método "Baby lead Weaning", que está siendo utilizado cada vez más por numerosas familias que tienen bebés que se encuentran en la etapa de explorar y conocer alimentos, para poco a poco convertirlos en sus preferidos a la hora de comer.  

Alt="Fulares tejidos"

Este método fue creado por Gill Rapleynutricionista y directora adjunta de la Iniciativa de Hospitales Amigos de los Niños (IHAN) de UNICEF en el Reino Unido. La profesional se basó en las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y diseñó una propuesta para que los bebés prueben alimentos que forman parte de la mesa familiar, jugando, sin obligación y a su propio tiempo; con sabores, formas y colores que irán abriendo paso a la nutrición completa que su momento vital requiere, sin dejar a un lado la importante leche materna que continuará como alimento principal hasta el año, y como complemento después, brindando por el tiempo que mamá y bebé lo deseen, sus mágicas cualidades en materia de defensas y alimento. 

¿Con qué alimentos se puede empezar la alimentación complementaria?
Se preguntan las nuevas familias el orden en que deben empezar a darle a probar al bebé verduras, frutas, cereales u otros. También si se deben mezclar con leche materna, darlos en papillas, o en pedazos grandes parar chupar sin atorarse, si  hay que probarlos uno a uno por varios días, en qué cantidad, si son cocidos, descongelados, recién horneados o en su estado natural. Si el pecho primero (claro que si, hasta por lo menos el año de vida); si los agarran solos, si se los da la mamá, el tío o la abuela. O si los toman ellos mismos.

El orden puede ser indistinto. Algunos por ejemplo prefieren las frutas porque son dulces, otros prefieren alimentos neutros para que por las dudas no rechacen su sabor luego cuando conozcan sabores dulces. El proveedor de salud que se encargue de vigilar el crecimiento y desarrollo del bebé suele ser quien indica el orden y se encuentran muchas variantes.


Si se trata de frutas o verduras, se deben lavar primero antes de ser peladas si tienen cáscara, y luego revolverlas con la leche u ofrecérselas en pedazos que puedan sostener con la mano, sin pepas ni semillas. 
Las frutas y verduras asadas o ralladas son deliciosas y apreciables para los pequeños deditos de los bebés, quienes se deleitan agarrándolas. La patilla, las ciruelas y los albaricoques ligeramente cocinados, el zumo de una granadilla, el melón, el durazno y el banano son deliciosas frutas para empezar. El aguacate es una buena opción también. Y ni se diga de una zanahoria grande cocinada sin que quede demasiado blanda. ¡Un juguete y un deleite!

¡A jugar!
Este método se trata de seguir a los bebés. Simplemente hay que suministrarles opciones saludables y dejar que controlen qué y cuánto desea comer. Al principio comerán poco, y así lo hagan, si reciben leche tendrán satisfechas las necesidades nutricionales que tienen a los seis meses. 
Se trata simplemente dejar a su alcance comida variada y nutritiva y disfrutar de su curiosidad, su necesidad de llevarse todo a la boca, de jugar y de su capacidad ensuciar.

Precauciones
Esta manera de introducir sólidos requiere la presencia de un adulto responsable y que se lleven a la boca pedazos lo suficientemente grandes como para chuparlos sin atragantarse. A medida que vayan conociendo, podrán continuar con sus descubrimientos y tomar con sus dedos pequeñisimas porciones, empezar a masticar, sin que sea necesario hacerles papilla o triturar. 

Alergia 
Es importante preguntar a un profesional de la salud de confianza si este método es viable mediante la introducción de ciertos alimentos. Hay profesionales que en el caso de las frutas dejan los cítricos y los frutos rojos para mucho tiempo después por ejemplo. 

Las frutas son dulces y a muchos bebés les gusta el dulce, qué mejor que sea un dulce natural que viene de la tierra. Las verduras son coloridas y atraen a los bebés. 
Los granos y cereales tienen texturas que resultan todo un descubrimiento. Y las proteínas son ricas y fáciles de sostener.  

Qué mejor que esta nueva etapa sea chupando, pasando, después masticando sin dientes y luego con dientes y en la mesa familiar. Y qué interesante que sea con estímulos y a través del juego y eligiendo lo que desean comer; tomando una decisión de lo que se quiere o no se quiere, sin que nadie les empuje la comida a la boca, los distraiga con el avión o los obligue. Sólo probando y curioseando. 


Algunos ya tienen seis meses pero no están listos. Aquí encontrarás algunos signos para detectar que ya pueden empezar a conocer alimentos:
  • Ya se sostiene erguido y se sienta.
  • Muestra interés por los alimentos que hay alrededor.
  • No tiene más el reflejo de extrusión (devolver con su lengua la comida).
  • Puede tomar cosas con las manos y llevárselas a la boca.
  • Se asoma un atisbo de decidir qué comer y qué no comer.
No quieren 
Poco a poco los bebés comerán. Por eso se llama alimentación complementaria. Al respetar sus procesos naturales se le permite elegir el momento.

Para más información sobre este método ingresa a http://www.babyledweaning.com/.


Compartir en facebook twitter Google tumblr pinterest

Entradas similares

0 Comentarios

No se permiten nuevos comentarios