¿Es normal normalizar la lactancia?

Es sabido que la lactancia es la mejor opción para el bebé y la madre. Se amamanta desde que los humanos somos humanos. Sin embargo, muchas personas que lo hacen, o que lo hacen por mucho tiempo son vistas como anormales. También es hay quienes no pueden o no desean amamantar y son también vistas como anormales. ¿Debemos normalizar lo que es normal?

Alt="Código de Policía y lactancia en Colombia"
Imagen cortesía de Geraldine Pomato


Normal significa que se haya en su estado natural. Anormal significa que accidentalmente se halla fuera de su estado natural o de las condiciones que le son inherentes. Entonces normalizar lo que es normal podría sonar un poco contradictorio. Porque la lactancia es normal pero pareciera no serlo, porque accidentalmente o a propósito, algunos la ponen en el rango de la anormalidad.

Por ejemplo: Lo normal en algunos lugares es que las personas vean dar el pecho cuando el bebé tenga hambre y donde tenga hambre, sin detenerse si quiera a hablar sobre polémicas o controversias sobre el tema.

También sería normal ver como si nada escenas en las que se da el pecho, no solo en vivo, sino en la televisión y en las revistas. Y lo normal sería que nadie tenga que defender ni dar explicaciones por alimentar como quiere a su bebé ni recibir ataques por aquellos que ven el lactar o no lactar como anormal.

Porque los bebés tienen hambre donde y cuando tienen hambre y tienen derecho a la alimentación, lo más NORMAL sería que no tuviera que haber sitios privados ni exclusivos para amamantar, y que cualquiera  que necesite entrar, salir o quedarse a dar el pecho a su bebé, o a extraerse leche, pudiera hacerlo donde surgiera la necesidad. Así como normal sería que hubiera sitios cómodos para hacerlo si a bien se tiene, o para extraerse leche de forma higiénica y confortable.

Lo que me parece absolutamente anormal es el que un acto tan común, como el de amamantar genere tanta incertidumbre y polémica. Por ejemplo:
  • Que en un Centro Comercial en Colombia adecuen una sala de lactancia en un lugar independiente y privado con una locación ubicada por donde se entra a los baños (pero lejos de los baños), y que la gente proteste por pensar que las madres lactantes estaban siendo conducidas a los baños para amamantar y la cierren las quejas.
  • Que una modificación en un Código de Policía en Colombia que estipula la manera en que los habitantes de una ciudad deben conducirse, se interprete de tal manera y se piense que ahora cualquier policía puede impedir la lactancia en público por considerarla obscena. Y totalmente anormal que un policía lo haga amparado en un código que por más norma, no reemplaza a la norma de normas (La Constitución), que protege derechos fundamentales como el derecho a la alimentación.
  • Que en las salas de los aeropuertos de algunos países se señalice la zona de lactancia solo con el dibujito de un biberón (porque no todas lo usan), y no con el de una madre amamantando, o a lo sumo ambos (porque no todas dan el pecho). 
  • Que en los espacios femeninos de un club privado donde la entrada a los niños está prohibida, impidan la entrada a las que necesitan amamantar, como si los bebés de pecho estuvieran entrando por sí solos a hacer uso del servicio de alimentación o se fueran a meter al baño turco.
  • Que las mujeres tengan que hacer protestas masivas en frente de recintos, en vez de estar tranquilas disfrutando a sus bebés o haciendo plan entre amigas, porque a algún loco o loca se le ocurrió sacar a alguna de un restaurante o de una tienda por el solo hecho de darle el pecho a su bebé.
  • Que las autoridades obliguen a las madres de bebés que reciben lactancia materna exclusiva a destetar porque consideran que la pareja debe también pasar algunos días con el bebé.
  • Que a las madres que dan el pecho por mucho tiempo y a cada rato sean objeto de burlas, maltrato y consejos no pedidos. 
  • Que las mujeres que no amamantan por algún motivo tengan que ser vistas con malos ojos por quienes ven la lactancia como la única opción, así sea normal. O viceversa.

Y la lista podría ser de nunca acabar...


Más que normal o anormal, amamantar, así no lo pueda hacer todo el mundo, es lo ideal. No le cerremos el camino a quienes lo quieran hacer tranquilamente. Llegará un día en que será tan normal, que escritos como este pasarán a la historia. Ojalá.

Compartir en facebook twitter Google tumblr pinterest

Entradas similares

0 Comentarios

No se permiten nuevos comentarios