Iniciativa IHAN para una lactancia feliz: Conoce el paso cuatro

Para que sean efectivas estas políticas de atención, existe amplia información la implementación de diez pasos hacia una lactancia feliz, precedidos de guías de implementación para que los centros de salud puedan brindar de forma óptima estos cuidados.

Esta es la cuarta entrega del análisis de los pasos actualizados sobre los cuidados que otorgan los centros de salud luego del nacimiento.


4 de 10 pasos para una lactancia exitosa. Adaptado por AYU al español de Who.int


Paso 4
Atención posparto inmediata

El paso cuatro de los diez pasos para lograr una lactancia exitosa de la OMS indica a los establecimientos sanitarios que atienden procesos reproductivos, el facilitar el contacto directo e ininterrumpido piel a piel y ayudar a las madres o personas que han dado a luz a iniciar la lactancia tan pronto como sea posible después del parto. 

Tanto el contacto como el pronto inicio de la lactancia están fuertemente relacionados. Durante la primera hora de vida, el bebé usualmente está alerta, entonces es posible aprovechar esta ventana, para que a través de la proximidad, se de comienzo a procesos importantes que estabilizan todos los sistemas (termoregulación, respiración), permiten la invasión al cuerpo del bebé de bacterias buenas que lo protegen y facilitan que pueda encontrar el pecho y comenzar a succionar. Al succionar puede obtener sus primeras gotas de nutritivo calostro, que viene en pocas cantidades, aunque valiosas para darle inmunidad. Como si fuera poco, se reduce el riesgo de mortalidad infantil. 

Esta estrecha relación entre el contacto epidérmico y el inicio precoz del amamantamiento, favorece la lactancia en cuanto a su establecimiento, producción, eficacia y duración, ya que estimula la producción de leche y empieza a establecer el suministro. Si no es posible iniciar la lactancia, igualmente el contacto epidérmico brindará sus beneficios y será una prioridad. Ya luego será posible amamantar al bebé tan pronto como sea viable, si así se desea.

Esto es de importancia, en particular con bebés prematuros, pretérmino o con bajo peso al nacer. De hecho el cuidado canguro (estrecho contacto continuo) es sugerido por las organizaciones mundiales como el principal método de contacto, si el bebé está estable (es decir, no tiene pausas graves en la respiración (apnea grave), no puede respirar de forma continua para obtener oxígeno por su inmadurez (desaturación) y descenso de la frecuencia de contracción cardiaca (bradicardia).

De manera que al facilitarse y alentarse lo antes posible y al brindar apoyo inmediato para que el bebé pueda ser amamantado, se ayuda a un buen inicio de la lactancia, independientemente de la cantidad de calostro que ingiera el bebé. 
El aumento de las prácticas hospitalarias de dar solo leche humana en el hospital, puede ayudar a más personas al logro de sus intenciones de amamantar exclusivamente.

La manera en que se brinda esta ayuda es cuando el bebé se coloca boca abajo en contacto directo con el abdomen o el pecho. Sin perjuicio del tipo de parto, idealmente sin interrupción y por lo menos durante la primera hora. De esta manera se dan herramientas para que sea posible el agarre.

Una manera de ayudar para lograr este paso por parte del centro de salud, es tomar las medidas adecuadas de vigilancia y seguridad para detectar, a través de la evaluación y la observación, señales que indiquen si algo está ocurriendo, en particular si el parto ha sido medicalizado. Este acompañamiento contribuye a la prevención de accidentes. Es importante detallar que en algunas instituciones los bebés de madres alertas o cuando el estado de alerta de la madre no es suficiente para que el bebé pueda estar en brazos. Y los bebés son separados porque el personal no tiene el tiempo o la disponibilidad de realizar este acompañamiento durante la recuperación. Sin embargo, este acompañamiento puede ser otorgado por otra persona, como un acompañante, de manera que la prioridad sea mantener el contacto. En todo caso, el inicio del amamantamiento siempre puede iniciarse después, si las condiciones de salud no son las mejores según consideración médica.


Bibliografía:

Aghdas, K., Talat, K., & Sepideh, B. (2014). Effect of immediate and continuous mother-infant skin-to-skin contact on breastfeeding self-efficacy of primiparous women: a randomised control trial. Women and birth : journal of the Australian College of Midwives, 27(1), 37–40.

https://doi.org/10.1016/j.wombi.2013.09.004
DeChateau P and Wiberg B (1977) Long term effect on mother-infant behavior of extra contact during the first hour postpartum Acta Paediatr 66:145-151.
Aly,Z y Lowry, M. (1981).

De Worthington/Roberts B y Williams SR (1993) Nutrition in Pregnancy and Lactation, 5ª ed., St. Louis, MO: Times Mirror/Mosby College Publishing: 350.

Christensson K et al. (1992) Temperature, metabolic adaptation and crying in health full-term newborns cared for skin-to-skin or in a cot Acta Paediatr 81: 488-93.

Császár-Nagy, N., & Bókkon, I. (2018, January 1). Mother-newborn separation at birth in hospitals: A possible risk for neurodevelopmental disorders? Neuroscience and Biobehavioral Reviews. Elsevier Ltd.

Moore, E. R., Bergman, N., Anderson, G. C., & Medley, N. (2016, November 25). Early skin-to-skin contact for mothers and their healthy newborn infants. Cochrane Database of Systematic Reviews. John Wiley and Sons Ltd.

https://doi.org/10.1002/14651858.CD003519.pub4


Olza-Fernández, I., Marín Gabriel, MA, Gil-Sanchez, A., Garcia-Segura, LM, & Arevalo, MA (2014, 1 de octubre). Neuroendocrinología del parto y apego madre-hijo: la base de un modelo etiopatogénico de trastornos neurobiológicos perinatales. Fronteras en neuroendocrinología.
Academic Press Inc. https://doi.org/10.1016/j.yfrne.2014.03.007

Righard L and Alade MO (1990) Effect of delivery room routines on success of first breastfeed Lancet 336: 1105-1107.

Marín Gabriel, M. A., Llana Martín, I., López Escobar, A., Fernández Villalba, E., Romero Blanco, I., & Touza Pol, P. (2010). Randomized controlled trial of early skin-to-skin contact: effects on the mother and the newborn. Acta paediatrica (Oslo, Norway : 1992), 99(11), 1630–1634.
https://doi.org/10.1111/j.1651-2227.2009.01597.x 

Perrine, C. G., Scanlon, K. S., Li, R., Odom, E., & Grummer-Strawn, L. M. (2012). Baby-Friendly hospital practices and meeting exclusive breastfeeding intention. Pediatrics, 130(1), 54–60. 
Compartir en facebook twitter Google tumblr pinterest

Entradas similares

0 Comentarios

No se permiten nuevos comentarios