Igualdad, inclusión y cumplimiento de los principios del Pacto Global de AYU

AYU* es una empresa creada para ayudar a nuevas familias y a profesionales de la salud. El programa "AYU quiere a los niños" surgió para apoyar a mamás, mujeres y cuidadores que se encuentran criando, para que participen plenamente en todos los sectores y a todos los niveles de la actividad económica. Lo hace a través de la conciliación familiar y laboral, uno de los métodos para el establecimiento de sociedades más estables y justas. También para poder garantizar el respeto a los derechos humanos, la mejora de la calidad de vida.



AYU promueve la incorporación de los talentos, aptitudes, experiencias y energías de las personas que trabajan en los cuidados de los menores, labor que no siempre es remunerada y generando espacios, además, para que quienes desempeñan labores de cuidado puedan generar ingresos en entornos similares. AYU también fomenta el trabajo en casa buscando que las personas miembros del programa tengan la posibilidad de la misma remuneración y los mismos beneficios por el trabajo de igual valor que pudieran generar en espacios que podrían ser hostiles para garantizar el contacto y la proximidad con los infantes y salvaguarden su protección, al estar exentas de cualquier discriminación de género por motivos de trabajo. Las personas que trabajan en empresas, no se quedan atrás en la protección que reciben, ya que AYU se centra en los elementos clave para la promoción de la igualdad de género en cualquier ámbito donde se trabaje. Lo hace apoyándose en los principios del Pacto Global de las Naciones Unidas (UN Global Compact), con el reconocimiento de empresa como miembro de dicho pacto. Principios estos que aplica, fijándose objetivos y resultados a nivel empresarial.



AYU cree en la igualdad de oportunidades, integración y no discriminación y por eso trabaja con personas mayores que buscan entretenerse y generar algunos ingresos. 
Aboga por la eliminación de barreras legales que restringen el empoderamiento económico de las mujeres, mamás y personas lactantes que no quieren volver al trabajo fuera de casa, están vinculadas a los programas sociales de AYU, ya que desean permanecer el máximo tiempo posible con los bebés, muchos de ellos amamantados exclusivamente y luego por el tiempo que necesitan hacerlo. Desde 2008, AYU ha podido invertir en educación, formación, en políticas y programas de actuación en el lugar de trabajo que favorezcan el avance de las mujeres, madres y personas encargadas del cuidado infantil, a todos los niveles; fomentando la igualdad de oportunidades, la creación de redes y de actividades de tutoría formales e informales. 

El resultado ha sido el empoderamiento y el impacto positivo de la integración de personas que podrían verse en circunstancias que de lo contrario ampliarían las brechas de género. El principio de tolerancia cero se aplica al compromiso sobre todas las formas de violencia en el trabajo. 

Esta labor de inclusión se ha logrado también, extendiendo las relaciones empresariales a las empresas dirigidas por mujeres y minorías, incluidas a las pequeñas empresas y empresarias. Por ejemplo patrocinando marcas y emprendimientos que se ofrecen de regalo a los clientes de AYU, como forma de dar a conocer estos proyectos.




El compromiso para disminuir brechas, se orienta a un código de conducta y al servicio de cualquier persona de cualquier cultura, raza, etnia, religión, sexo, identidad y expresión de género, país, edad, estado civil, capacidad física o mental, patrimonio, estrato y opinión. AYU siempre trata de manejar un lenguaje inclusivo para servir, teniendo en cuenta la diversidad y las variables de las personas a quienes se dirige.

AYU además trabaja para favorecer la atención, la información y los recursos necesarios en temas de lactancia, crianza, hallazgos basados en evidencia actualizada, apoyo y acompañamiento. Lo hace a través de servicios gratuitos de divulgación, programas filantrópicos de educación y con servicios otorgados por un equipo multidisciplinario, con tarifas de fácil acceso a la población. También con formación a través de Master Classes periódicas otorgadas en alianza con la escuela alemana FTZB LATAM
Es así como AYU ha podido colaborar con socios, proveedores, instituciones y líderes comunitarios en la promoción de la salud al conocimiento de los derechos sobre salud sexual y reproductiva, como la Fundación Santa Fe y la Universidad del Rosario.

Los programas de educación de AYU se orientan también a las mejores prácticas de cuidado infantil y nutrición.




A través de redes sociales como https://www.instagram.com/babyayuofficial/, AYU ha podido cooperar con la manifestación de formas de contribuir a la defensa de la igualdad de género, bajo el compromiso de servir a todas las personas por igual. Estos compromisos se también se pueden identificar en la página Web de AYU: www.babyayu.com y en este documento, cuya divulgación permite mostrar ampliamente la prohibición explícita de la discriminación basada en el género, para que el mundo, con la participación de la empresa, pueda garantizar la igualdad de oportunidades de las mujeres, de las madres y de las personas que desempeñan labores de cuido, siempre con perspectiva de género.
En estas redes puede conocerse el compromiso de marketing responsable integrado en una política corporativa más amplia que se ocupa de la representación de los estereotipos de género, el desafío de las normas de género existentes y la promoción de imágenes positivas de madres, mujeres, personas gestantes y lactantes, así como el cuidado a normas internacionales que protegen la lactancia y la nutrición infantil.

Con esta manifestación de las políticas empresariales de AYU, se busca proteger la salud y la seguridad de las mujeres, madres, personas gestantes y cuidadoras, orientadas a sus necesidades, teniendo en cuenta grupos que podrían ser vulnerables con brechas de género, que atentan contra la igualdad de oportunidades.

AYU cree en las oportunidades para todas las personas.

* Babyayu SAS.

Comentarios

Entradas populares