Buscar este blog

DIFERENCIAS ENTRE EL FULAR ELÁSTICO Y EL FULAR RÍGIDO O TEJIDO

Dentro del mundo del porteo, existen varios tipos de portabebés. Uno de ellos es el versatil fular. Este portabebé se puede clasificar según su composición y medidas, encontrándose en el mercado el fular elástico, el fular mixto, híbrido o semielástico, y el fular tejido o rígido.

EL FULAR ELÁSTICO

Alt= "Fular elástico portabebé Colombia"
Fular elástico BOBA
El fular elástico es muy suave al tacto y favorece el contacto piel a piel. Los fulares elásticos son muy populares para introducirse en el mundo del porteo. El fular elástico es comúnmente recomendado para llevar al bebé en posturas verticales “adelante” y a “la cadera”. Algunos fabricantes incluyen instrucciones para llevar al pequeño en posición de cuna, llevar al bebé mirando hacia fuera o para posiciones a la espalda. La posición de cuna se suele utilizar exclusivamente aflojando el portabebés para amamantar (siendo más ergonómica la postura vertical, más ergonómica y óptima para mantener el mentón del bebé pequeño lejos de su propio pecho permitiendo libertad a sus vías respiratorias); la posición de cara al mundo es controvertida y se discute su ergonomía y, dada la elasticidad de un fular elástico, aún cuando se podría utilizar "a la espalda", ésta última no es común, debido a que podría no brindar la sujeción requerida para evitar caídas, sobre todo si se está en movimiento y el bebé podría inclinarse, golpearse o caerse si se aferra a algo que encuentre interesante. En otras palabras, un fular utilizado a la espalda conlleva la necesidad de un soporte muy preciso, de manera que el bebé no se escurra, ni intente salirse por si mismo.

El fular elástico se puede utilizar a partir del nacimiento, hasta más o menos los 9 o 10 kg de peso. Por lo general está compuesto por algodón y spandex o elastano, en porcentajes que varían, siendo mayor la proporción de algodón. Por tratarse de una tela que estira en todas las direcciones, se sugiere su uso para bebés pequeños, y para posiciones adelante, por lo general con el nudo preanudado, en el que el bebé se coloca en el portabebés luego de que el nudo está realizado. Otro tipo de nudos son viables también, siendo recomendados los nudos de dos o tres capas, para que el soporte sea óptimo. Los nudos que se utilizan para el fular elástico varían frente a los que se utilizan para el fular rígido o tejido.

EL FULAR SEMIELÁSTICO, MIXTO O HÍBRIDO

El fular semielástico (llamado también híbrido) tiene mayor rigidez que el fular elástico, pero es menos rígido que el fular tejido. Admite algunas otras posiciones, y dependiendo de su composición, puede utilizarse desde el nacimiento, hasta que el bebé adquiera un peso mayor, unos 15 kg aproximadamente, o más. Dicho parámetro dependerá de la calidad y composición de la tela y el referente se puede encontrar en el mismo producto. Es apto para bebés prematuros porque brinda mayor sostén que el fular elástico, pudiendo utilizarse para el cuidado canguro bajo la guía y orientación de un profesional de la salud experto.

EL FULAR RÍGIDO O TEJIDO

Alt="Fulares rígidos Colombia"
Fular marca Nunamoochie talla 5 Valor: $225.000 Col peso

El fular rígido tiene las características de una alta consistencia y elasticidad en sentido diagonal, lo que lo hace ideal desde el nacimiento y se extiende a bebés grandes que desees llevar en caminatas largas, pudiéndose usar en posiciones verticales "adelante", “a la cadera” y "a la espalda" por muchos años. Por ello es muy versátil, además de que lo es por el tipo de nudos que admite, y porque resiste peso, de manera que, dependiendo de su composición, puede usarse desde el nacimiento y por muchos años. Por lo general estira en sentido diagonal y se adapta al cuerpo del bebé y al cuerpo de quien lo lleva, no siendo común que se deforme con su uso. Su estructura rígida permite que bebés prematuros, hipotónicos e hipertónicos, pueden ser llevados en este tipo de portabebés bajo supervisión de un experto de salud. El motivo se da por la sujeción y soporte fijo que brinda, haciendo casi nulo el efecto de rebote que podría causar un fular elástico. Desde luego éste debe ser bien colocado. La sujeción que brinda además, es ideal para bebés que han nacido antes de tiempo. 

El fular tejido se puede confeccionar en tela orgánica, bambú, algodón, gasa, tejidos de zarga cruzada, etc. Al no tener elastano, si su composición no es demasiado gruesa, es ideal para llevarlo en clima cálido. Algunos son tan resistentes, que puedes ser utilizados como hamacas también.  El fular tejido admite una gran cantidad de nudos, algunos distintos a los que admite el fular elástico. Por ejemplo, la cruz envuelta sustituye al preanudado cuando se lleva al bebé con el fular tejido. Los fulares tejidos admiten nudos cortos, medianos o largos que se usan dependiendo de la talla y el largo de la tela. Así, puedes observar en el mercado que se categorizan por tallas. Por ejemplo, el fular corto puede ser de talla 2 o 4 y oscila entre 2.70 mt a 3.70 mt. La talla 5 es preferida por personas de contextura mediana o personas que desean anudados que no llevan mucha tela y su largo oscila entre 4 y 4.20 mt. La talla 6 corresponde al fular largo y su extensión comienza a partir de los 4.60 mt. hasta los 5 mt. aproximadamente. Esta medida es la que por lo general se ofrece en el mercado de manera estandarizada. La gama de tallas termina con los fulares de talla 7 que llevan desde 5.20 mts de tela, y son utilizados para personas de un tallaje mayor. 

Los nudos amigos del fular que se usan con frecuencia por ejemplo, son el nudo canguro, de amplio uso para fulares de todo largo, y la doble hamaca adelante o la doble hamaca invertida.

De todas las opciones para escoger un fular, se trate de uno tejido, uno semielástico o híbrido o uno elástico, influyen distintas variables, y puede escogerse el preferido para llevar a un recién nacido, para llevar a un pequeño independiente que ya pesa lo suyo; para que lo use una persona pequeña, una alta o lo utilicen dos o más. Otros factores a considerar pueden ser la recuperación luego del parto; con qué frecuencia se piensa usar; el carácter del bebé; la estación o el clima; si hay más niños en la familia, etc. La decisión es individual porque cada bebé y cada persona que lleva al bebé son diferentes y podría suceder que lo que funcionó para un bebé y quien lo lleva no funcione para otros.

Los portabebés AYU ofrecen una variedad de coloridos diseños. A continuación podrás observar sus características:

Producto elaborado especialmente para AYU a partir de materias primas recicladas, lo que además de contribuir a la preservación del medio ambiente, determina sus características de apariencia y tacto.
Es ergonómico, respeta la fisiología natural de bebés pequeños y grandes y su adecuado desarrollo.100% ecológico. Material elaborado de 50% fibra textil reciclada y 50% fibra reciclada de algodón.
Tela 7.34 gr de peso por yarda cuadrada, medida estándar recomendada a nivel mundial para fulares tejidos.
Altamente resistente, tejido que estira en diagonal para brindar la elasticidad necesaria
Se ajusta al cuerpo perfectamente y distribuye el peso del bebé equilibradamente entre tu cadera, espalda y hombros.
Es fácil de utilizar en varias posiciones adelante, a la cadera y a la espalda.
Sirve desde el nacimiento del bebé en adelante. Ideal para caminatas largas. Resistente al peso.
Es talla única, lo puede usar cómodamente cualquier cuidador.
Doble bolsillo decorativo, uno en el centro y otro en uno de sus extremos.
Viene en un práctico y bonito empaque reutilizable con instrucciones de uso.
Fácil de lavar. 
Por tener fibras cortas de algodón reciclado presenta cierta apariencia de motas que no afectan en nada su calidad ni su resistencia.
96% algodón y 4% elastano.
Es suave.
Sus bordes con doble costura reforzada permiten contención del cuerpo del bebé, sin perder elasticidad.
Se ajusta al cuerpo perfectamente y distribuye el peso del bebé equilibradamente entre tu cadera, espalda y hombros.
Es fácil de utilizar en varias posiciones.
Es ergonómico, respeta la fisiología natural del bebé y su adecuado desarrollo.
Es talla única, lo puede usar cómodamente cualquier cuidador. 
Viene en un práctico y bonito empaque reutilizable con instrucciones de uso.
Fácil de lavar.
Recomendado para posiciones a partir del nacimiento del bebé y hasta los 9 kg aproximadamente. Si decides utilizarlo más allá de ese peso, restringe su uso para caminatas no muy largas, con un debido ajuste y con nudos de más de dos capas que sujeten bien el peso del pequeño (puede estirarse). Las caminatas largas son muy placenteras con los fulares tejidos que fabricamos en tela ecológica, ideales para llevar pequeños de más de 9 kg. y por muchos años más.
Links de interés:




Por: Valeria Calderón, mamá, educadora certificada y abogada con énfasis en salud reproductiva. 
Consúltame en: info@babyayu.com. Sígueme en: https://twitter.com/nenesdeleche, en Facebook: @ayuportabebes y en instagram: https://www.instagram.com/nenesdeleche/

Alt="Nenes de leche"
       




Parte del éxito en el apoyo a las nuevas familias se debe a quienes leen y hacen comentarios sobre los artículos de este blog. ¡Queremos contar con tu opinión o tu historia para enriquecerlos! 
Son bienvenidos tus comentarios a continuación, en info@babyayu.com ¡gracias!