Buscar en este blog

Cargando...

Cómo la industria para bebés pone su talento para hacer servicio

En la industria de los productos para bebés hay varios modelos de negocio. Algunos muy exitosos trabajan para ser consistentes, competitivos, rentables y medibles en cuanto al valor económico que representan, vendiendo productos muy útiles para muchos. Otros trabajan solo para vender cuanto producto o servicio pueda resultar atractivo y de moda para las nuevas familias o en ver cómo pueden sacar ventaja económica de cualquier evento, feria o conferencia relacionada con el tema bebés. 

En un mundo ideal, muchas empresas (y en particular, las que trabajan con población que experimenta a flor de piel el mundo de la crianza) pueden ir más allá de la cuantificación de sus bien merecidos beneficios económicos. Y logran ampliar su portafolio a otro tipo de valores. Me refiero a los valores sociales y a hechos y actuaciones que se vuelven no solo valiosos para la empresa, sino para el ambiente que los recibe. Me refiero también al mérito que representa el hecho de compartir el conocimiento, no como reconocimiento a las personas que lo comparten, sino al reconocimiento a los resultados que producen. 

Esto se logra dando un mayor alcance a su negocio en términos de servir a la comunidad; se logra ayudando a personas que atraviesan, o que ayudan a otros a atravesar esta importante etapa. También dándoles sostén, en un fin último definido por sus valores y por el propósito de mejorar al mundo, hacer el bien y compartir el conocimiento, más que por enriquecerse, muchas veces con prácticas que hacen relucir su único interés.

El programa "AYU quiere a los niños" puede citarse como ejemplo. Se trata de un programa que ha traspasado fronteras con un proyecto pequeño que resultó dando pasos de gigante. Este modelo de negocio hizo que vender localmente e internacionalmente portabebés, se convirtiera en la perfecta excusa para apoyar a entidades que brindan protección a la niñez.

También una excusa para compartir un conocimiento respaldado por evidencia y fuentes científicas, y por profesionales aliados en áreas de la crianza, la maternidad y la paternidad,  otorgando información a través de internet, de las redes sociales, de sus eventos y de su línea telefónica gratuita, ayudando en el recorrido por este fantástico mundo. 

Alt="Lactancia materna en Colombia"
Dra. Verónica Rembaum, miembro del equipo profesional de AYU, que trabaja voluntariamente en el proyecto de asistencia gratuita a nuevas familias. 


Alt="Lactancia y programas de salud pública"
Dra. Ana Lucía Ruiz, miembro del equipo profesional de AYU, que también trabaja voluntariamente en el proyecto de asistencia gratuita a nuevas familias.

También sirvió de excusa para que un negocio sostenible pueda trasladar parte de sus ganancias a madres que trabajan desde casa y que disfrutan del porteo, con el único fin de favorecer que los bebés y sus cuidadores principales estén juntos mientras se gana dinero extra. AYU trabaja en brindar conocimientos, ayuda y contención a otras personas que viven su historia actual de crianza junto a pequeños personajes que se crían dentro de un entorno de amor y de apoyo, y de quienes no tienen que separarse por largas jornadas, teniendo la oportunidad de recibir su nutrición afectiva y no afectiva a libre demanda.

Alt="Promoción y defensa del derecho a amamantar"
Lorena Beltrán es una mamá del programa AYU quiere a los niños en en Colombia. No solo vende portabebés que AYU le deja muy cerca del costo como parte de la filosofía del programa; ella lleva a las nuevas familias de Colombia un mensaje de nutrición, de contacto y de respeto a los pequeños a través de su red de apoyo a la lactancia. Y lo hace desde casa mientras cría a su bella Camila. 


Alt="AYU en Europa"
Petra y Denisa viven en la República Checa y son madres de dos hermosos bebés que cuidan mientras venden portabebés AYU en una comunidad grande de mujeres que aprecian las telas colombianas 100% ecológicas y certificadas en Europa para uso infantil. 


Alt="Portabebés Panamá"
Lailla Velez vive en Panamá y lidera en su país desde hace varios años este proyecto que le genera sustento. En la foto está organizando el stand de AYU en una feria infantil. Y así como ellas, hay otras mamás que conforman el equipo de AYU y que trabajan desde casa para estar con sus bebés, a quienes llevan a todos lados. 


Alt="Fundaciones y trabajo social en Colombia"
Niños de población infantil vulnerable se benefician con parte de las ganancias obtenidas de la venta de portabebés, con actividades de formación en valores.


Alt="Madres que trabajan desde casa con AYU"
Programas de inclusión y diversidad cultural en proyectos de reciclaje de sobrante de las telas para portabebés con la confección de muñecos que portean.


Alt="material reciclado de portabebés"
Muñecos hechos por mamás solteras del programa, que se exportan a todo el mundo con la empresa 4-72

Alt="Empresas que apoyan la nutrición infantil"
Salas de lactancia en ferias de bebés


Alt="Promoción del porteo seguro"
El equipo de trabajo de AYU está compuesto por personas que llevan muchos años viendo crecer a la empresa.

Si dentro de la industria de productos relacionados con bebés las compañías tienen un propósito que va más allá de generar ingresos y que juegue un papel importante dentro de las comunidades, muy seguramente van a causar impacto, por pequeño que parezca. Impacto en la nutrición, impacto en el vínculo, impacto en la educación. Impacto en la industria.

Alt="Promoción y defensa del derecho a amamantar"
El programa de AYU tiene un impacto favorable en la nutrición materno infantil. 


Alt="Modelos exitosos de empresas"
Actividad "Yo soy especial" en el que un alumno de 5 años invitó a varios niños de su salón de clase a jugar con portabebés AYU.


Presentación del programa AYU quiere a los niños en conferencias internacionales de portabebés, americanas y europeas.


Simplemente hay que ampliar el foco, tener liderazgo y un buen norte, sabiendo que todos podemos ir más allá de los beneficios patrimoniales que podamos obtener. Y entender que el talento se convierte en un potencial cuando se pone al servicio de los demás. Para mejorar el mundo en que vivimos, para ayudar a los demás, y para que las personas a quienes llegamos se sientan tan felices, que puedan transmitir toda esa felicidad a sus pequeños.  


Por: Valeria Calderón, mamá, abogada y educadora certificada.

Alt="Nenes de leche"


Alt="los mejores portabebés en Colombia"

Parte del éxito en el apoyo a las nuevas familias se debe a quienes leen y hacen comentarios sobre los artículos de este blog. Queremos contar con tu opinión o tu historia para enriquecerlos! 
Son bienvenidos tus comentarios a continuación, en:
info@babyayu.com 
¡Gracias!

¿Es normal normalizar la lactancia?

Es sabido que la lactancia es la mejor opción para el bebé y la madre. Se amamanta desde que los humanos somos humanos. Sin embargo, muchas mujeres que lo hacen, o que lo hacen por mucho tiempo son vistas como anormales. También es sabido que hay mujeres que no pueden o no desean amamantar y muchas que no lo hacen, son también vistas como anormales. ¿Debemos normalizar lo que es normal?

Alt="Código de Policía y lactancia en Colombia"
Imagen cortesía de Geraldine Pomato


Normal significa que se haya en su estado natural. Anormal significa que accidentalmente se halla fuera de su estado natural o de las condiciones que le son inherentes. Entonces normalizar lo que es normal podría sonar un poco contradictorio. Porque la lactancia es normal pero pareciera no serlo, porque accidentalmente o a propósito, algunos la ponen en el rango de la anormalidad.

Por ejemplo: Lo normal en algunos lugares es que las personas vean a las mujeres dar el pecho cuando el bebé tenga hambre y donde tenga hambre, sin detenerse si quiera a hablar sobre polémicas o controversias sobre el tema. También sería normal ver como si nada escenas en las que hay una mamá dando el pecho, no solo en vivo, sino en la televisión y en las revistas. Y lo normal sería que las mujeres no tengan que defender ni dar explicaciones por alimentar como quieren a sus bebés, sea de un lado o del otro cuando son atacadas por aquellos ven alguna de las dos conductas como anormal.
Lo más NORMAL sería que no tuviera que haber sitios privados ni exclusivos para amamantar, y que cualquier mujer que necesite entrar, salir o quedarse a dar el pecho a su bebé, o a extraerse leche, pudiera hacerlo donde surgiera la necesidad, (no en el baño del trabajo en el segundo caso). Porque los bebés tienen hambre donde y cuando tienen hambre y tienen derecho a la alimentación. En todo caso, para aquellas que prefieren un sitio tranquilo o privado, también sería normal poder ir a alguna zona especial, y qué gentileza aquella de los establecimientos que piensan en una sala de lactancia.

Lo que me parece absolutamente anormal es el que un acto tan común, como el de amamantar genere tanta incertidumbre y polémica. Por ejemplo:
  • Que en un Centro Comercial en Colombia adecuen una sala de lactancia en un lugar independiente y privado con una locación ubicada por donde se entra a los baños (pero lejos de los baños), y que la gente proteste por pensar que las madres lactantes estaban siendo conducidas a los baños para amamantar y la cierren las quejas.
  • Que una modificación en un Código de Policía en Colombia que estipula la manera en que los habitantes de una ciudad deben conducirse, se interprete de tal manera y se piense que ahora cualquier policía puede impedir la lactancia en público por considerarla obscena. Y totalmente anormal que un policía lo haga amparado en un código que por más norma, no reemplaza a la norma de normas (La Constitución), que protege derechos fundamentales como el derecho a la alimentación.
  • Que en las salas de los aeropuertos de algunos países se señalice la zona de lactancia solo con el dibujito de un biberón (porque no todas lo usan), y no con el de una madre amamantando, o a lo sumo ambos (porque no todas dan el pecho). 
  • Que en los espacios femeninos de ningún club privado donde la entrada a los niños está prohibida, impidan la entrada a las que necesitan amamantar, como si los bebés de pecho estuvieran entrando por sí solos a hacer uso del servicio de alimentación o se fueran a meter al baño turco.
  • Que las mujeres tengan que hacer protestas masivas en frente de recintos, en vez de estar tranquilas disfrutando a sus bebés o haciendo plan entre amigas, porque a algún loco o loca se le ocurrió sacar a alguna de un restaurante o de una tienda por el solo hecho de darle el pecho a su bebé.
  • Que las autoridades obliguen a las madres de que reciben lactancia materna exclusiva a destetar porque consideran que la pareja debe también pasar algunos días con el bebé.
  • Que a las madres que dan el pecho por mucho tiempo y a cada rato sean objeto de burlas, maltrato y consejos no pedidos. 
  • Que las mujeres que no amamantan por algún motivo tengan que ser vistas con malos ojos por quienes ven la lactancia como la única opción, así sea normal. O viceversa.
Y la lista podría ser de nunca acabar...
Más que normal o anormal, amamantar, así no lo pueda hacer todo el mundo, es lo ideal. No le cerremos el camino a las que lo quieran hacer tranquilamente.

Por: Valeria Calderón, mamá, abogada y educadora certificada.

Alt="Nenes de leche"


Alt="los mejores portabebés en Colombia"

Parte del éxito en el apoyo a las nuevas familias se debe a quienes leen y hacen comentarios sobre los artículos de este blog. Queremos contar con tu opinión o tu historia para enriquecerlos! 
Son bienvenidos tus comentarios a continuación, en:
info@babyayu.com 
¡Gracias!


Portabebés AYU exporta a todo el mundo





Los portabebés AYU son conocidos en todas partes del mundo. 
Las telas 100% ecológicas de sus fulares rígidos son famosas en muchos lugares por su excelente calidad, por sus precios inigualables, por sus colores brillantes y texturas y por todo el trabajo de responsabilidad social que AYU hace en Colombia y otros países como Suiza, República Checa y Panamá.

Las telas ecológicas de AYU están conformadas por un 50% de algodón reciclado y otro 50% de fibra PET, una fibra que se saca de las botellas de plástico que ya no consumimos.

El resultado es un lino burdo con tendencia rústica urbana que se usa para portear a los bebés de todas partes del mundo. 

A través de AYU muchas madres y padres que trabajan desde casa venden portabebés que reciben muy cerca de su precio de costo para poder estar en casa ganando dinero mientras cuidan a sus pequeños. AYU también realiza actividades de formación en valores con población vulnerable infantil.

Para exportar, AYU cuenta con el servicio de 4-72el servicio de envíos de Colombia que hace que los portabebés AYU lleguen a Colombia y a todo el mundo. Esta empresa presta servicios internacionales, servicios de paquetería, gestión documental, y tiene un casillero virtual para recibir en cualquier destino en Colombia las compras en tiendas de USA, de forma fácil, segura y económica. 


Alt="Exportación portabebés colombianos"

Gracias a 4-72, las nuevas familias pueden tener su portabebé a la mano y llevar a sus bebés "cerca de su corazón y de sus besos".


¡Ella es una mamá feliz en Holanda con su fular rígido AYU!

Alt="Fular rígido AYU"


Por: Valeria Calderón, mamá, abogada y educadora certificada.

Nota: 4-72 no ha pagado dinero por figurar en este post.

Alt="Nenes de leche"


Alt="los mejores portabebés en Colombia"


Parte del éxito en el apoyo a las nuevas familias se debe a quienes leen y hacen comentarios sobre los artículos de este blog. Queremos contar con tu opinión o tu historia para enriquecerlos! 
Son bienvenidos tus comentarios a continuación, en:
info@babyayu.com 
¡Gracias!