Buscar en este blog

Cargando...

Asesoras y asesores de porteo: Guía para educadores

Escuelas de porteo, asesoras de porteo, y porqué no, asesores. En muchos países muchos certifican y se certifican para poder brindar información de forma profesional sobre el arte de llevar al bebé en portabebés. Independientemente de la trayectoria del instructor, o del reconocimiento de la escuela en que el instructor se haya formado, cada vez son más los interesados en entregar y recibir información veraz y completa que sirva a las nuevas familias para disfrutar de una experiencia de contacto que a la vez sea segura y cómoda. 


Alt="Instructoras de porteo certificadas Colombia"

Aquí encontrarás una guía sobre el mundo de las asesoras y asesores de porteo en la que la seguridad, la comodidad y el respeto a las necesidades de los demás dan fe del profesionalismo. 

Los cuidadores
Los cuidadores son los expertos en cuanto a conocimiento del bebé se refiere. La madre, el padre, o quienes cuidan a los bebés son los mejores para identificar sus necesidades. Bajo este supuesto, y como cada bebé es único, así como lo es cada cuidador, es importante escuchar antes de instruir. Sus necesidades por lo general son diferentes de acuerdo a su experiencia o no en el porteo, el momento actual que viven con el bebé, su energía y disposición. Porque existen personas con una historia detrás. Una historia de vida, de familia, de embarazos, de partos y de postpartos. Una historia en donde podría haber desde una completa disposición y actitud de aprendizaje, como un baile de hormonas jugando a disfavor, impedimentos físicos para cargar al bebé o prevenciones con el propio cuerpo. Y es así como, los estilos de comunicación deberán adaptarse directamente a ellos, de manera que sean empáticos.

Herramientas de comunicación
El uso de los sentidos es un recurso hábil, y no todos ellos tienen prelación en el mismo momento. Sentidos como el oído, la vista y el tacto irán eligiéndose dependiendo del modo de comunicación que demuestre preferir el interlocutor. Así por ejemplo, una persona impedida visualmente preferirá sentir la tela del portabebé y la posición del bebé, con sus propias manos.

Atención
Así como los niños, los adultos solemos tener momentos en que nuestra atención se ve disminuida. En ocasiones, y con especial atención cuando nos apasiona un tema, es común hablar y hablar por horas y a veces perder el foco de lo que nos están preguntando. Y hablar más de la cuenta. Y perder la atención de quienes nos escuchan. Adicionalmente, no siempre tenemos la misma disposición para aprender.

Otras variables se orientan a ponerse en los zapatos del otro: Hay personas que viven con fatiga constante, mareos, rigidez, debilidad, o tienen un dolor crónico; también quienes necesitan espacios grandes, o silencio, para poder moverse y concentrarse.

El bebé
Un bebé siempre es distinto del otro y aún cuando coincidimos en el desarrollo evolutivo, éste no se da en simultánea para todos, pudiendo empezar antes uno que otro, o desarrollarse primero algún elemento antes que otro. De tal manera que vemos que no todos abren sus piernas de igual forma, ni llegan a un control de su cabeza en el mismo instante, ni duermen igual. Cada bebé responde diferente y la orientación debe darse de forma individualmente considerada, así haya un grupo diverso de participantes. Adicionalmente, no todas las posiciones son para todos y también los participantes pueden haber sido informados de evitar algunas, o ciertos tipos de portabebés. Toda la información que brinda un instructor de porteo entonces, debe ser adaptada a las necesidades del bebé, y a las de los usuarios.

Estándares de seguridad
Existen principios de seguridad y manejo que no deben dejarse a un lado. Y aún cuando pueden variar de escuela a otra, de instructor a otro, y de usuario a otro según sus necesidades y diario vivir, siempre convergen en que la seguridad del bebé, el respeto a su cuerpo en crecimiento, y la comodidad serán los factores de importancia, así como la fase del desarrollo en que se encuentra el bebé, su talla, peso y tamaño.

Proveedores de salud
Así como van surgiendo escuelas de porteo, e instructores certificados, son cada vez más los profesionales de la salud que se involucran en el porteo. Trabajar en equipo con ellos, tomando en cuenta las recomendaciones que otorgan a quienes reciben asesorías, ofrece la tranquilidad de que la responsabilidad médica está siendo manejada y de que hay un respaldo y una opinión previos que merecen la pena ser escuchados y respetados. Por lo mismo, no es prudente contravenir ningún consejo médico, y siempre pedir a las personas que solicitan asesorías, la opinión previa del proveedor de salud de confianza.

Todo por escrito
Llevar un registro de cada asesoría sirve para comprobar lo que se indicó y entregó como material, además de descubrir necesidades, hacer seguimientos y monitorear los aportes y las respuestas que se recibieron por parte de quien recibe la información.

Responsabilidad legal
De lo anterior concluimos que el material que usa y entrega un instructor de porteo, es suministrado para información y no sustituye consejo médico o de otro profesional de la salud. Y por ello es muy importante pactar con el usuario que quien enseña no se hace responsable por cualquier diagnóstico o hecho realizado por alguien que reciba la asesoría basado en sus contenidos; ni tampoco asume responsabilidad por los contenidos, productos o servicios de otro origen mencionado como fuente. De igual manera, es importante aclarar que en caso de aplicar la información entregada, es necesario verificar por otros medios su exactitud y aplicación. Y la razón es sencilla; las obligaciones de un instructor de porteo son de medio y no de resultado. Todas las capacidades, aprendizajes y certificaciones se ponen al servicio de quien las contrata. Pero la manera de usar la información depende mucho del aprendiz, y de las necesidades del bebé y las suyas puntuales. Sumado a esto la información va en constante cambio conforme salen mayores estudios y aumenta la tecnología, y no todas las reglas en materia de porteo son estáticas. Eso debe ser tenido en cuenta a la hora de incurrir en obligaciones de responsabilidad. Por ello, al tener dudas, el usuario debe consultar con su proveedor experto de salud como dijimos. En ese sentido, es importante hacerle saber al usuario que la omisión en el seguimiento de las advertencias e instrucciones que se le explicarán o entregarán por escrito podría ocasionar lesiones graves, o la muerte, y que quien enseña no es responsable directa o indirectamente por hechos que ocurran por el uso inapropiado o incorrecto de portabebés o por un erróneo entendimiento de la información brindada.

Prudencia
Cuando estamos rodeados de mamás, papás, cuidadores y bebés, los acompañamos en una etapa sensible de la vida en la que hay muchos conocimientos para dejar salir. Antes que imponer ideas, estilos de crianza, o maneras de hacer las cosas, es fundamental escuchar, y permitir más bien que la sabiduría salga, pero por parte de ellos. La prudencia también abarca la confidencialidad, y la protección de la privacidad. Siempre debe haber una política de protección de datos personales. En ocasiones escuchamos sobre situaciones muy personales y propias de personas que depositan su confianza en el instructor, y no es ético ni legal compartir o usar información, contenidos o imágenes de otros sin una autorización previa y por escrito.

Respeto a las necesidades de los bebés
Al incluir al bebé dentro de la instrucción, los escuchamos, percibimos, y los respetamos. Al incluir al usuario dentro de la instrucción, podemos detectar su estado de ánimo, sus necesidades y el modo en que responde su cuerpo. En muchos casos tenemos las mejores intenciones, pero no todos los bebés están dispuestos, ni a todos les gusta que tomen a sus bebés, o les digan cuál es el modo en que tienen que conducirse.

El lugar
Hay personas que desean asesorías individuales, tanto presenciales como no presenciales, o privadas. Por lo general los lugares adecuados son aquellos en que los bebés son bienvenidos, como los centros de yoga, cursos de preparación para el parto, luegares de reunión de mamás con bebés. También sirven salones de danza, gimnasios y jardines infantiles. Independientemente del sitio donde se realicen, el lugar debe ser óptimo para suplir las necesidades de los participantes y los bebés, que son los protagonistas. Y estos suelen ser muy acogedores cuando hay un sitio para alimentar al bebé y cambiarlo, así como colchonetas limpias, y espejos para tumbarse y verificar el correcto uso de los portabebés. Tener agua o alguna infusión de bienvenida deja un toque amable.

El contenido
Las asesorías, cursos y capacitaciones siempre deben tener un plan de trabajo y traer consigo una parte teórica ágil y una parte práctica. Puede también darse por niveles, según la experiencia del usuario, y puede trabajarse por estilos de portabebés.

La forma
Ofrecer servicios de asesoría respaldados por una certificación dice mucho de las personas que brindan su tiempo y su conocimiento en beneficio de otros. Y esos servicios tienen formas de publicitarse. Los lugares en que se ofrecen los cursos o se atienden particularmente una que otra asesoría pueden ayudar mucho en la publicidad, mediante volantes en los propios sitios, correos masivos e información en sus redes. Los profesionales de la salud, las matronas, doulas y preparadoras pueden ayudar en este esfuerzo si ven contenidos provechosos para quienes los consultan. Los grupos de apoyo en crianza y lactancia son buenos espacios para difundir información sobre el porteo, siempre y cuando estos grupos no se utilicen como una plataforma como tal y pierdan la función para la cual fueron creados, porque no es cómodo participar en círculo de madres en el que se trate un tema determinado, con el único propósito de ofrecer una asesoría o un producto. Muchos de ellos tienen un espacio físico dispuesto especialmente para pegar volantes y tarjetas fuera de la reunión. La red de información es un pasaje a la publicidad, que bien manejado puede ofrecer la posibilidad de darse a conocer, de igual manera los blogs, los artículos en revistas y las alianzas. Los centros de salud, las ferias de bebés, la información que dan los mismos usuarios cuando portean a sus bebés son recursos valiosos también. La regularidad es un elemento importante. Temas, y horarios fijos y frecuentes permiten varias opciones de participación. 


El conocimiento está para el servicio de los demás. Y estamos ofreciendo información y apoyo a personas que disfrutan del contacto, del vínculo con sus bebés, y buscan herramientas para hacer que el bebé sea parte integrante del día a día. No escatimemos en nuestros esfuerzos para compartir ese conocimiento con amor, y con mucha responsabilidad.


Por: Valeria Calderón, mamá, abogada y educadora certificada.

Alt="Nenes de leche"


Alt="los mejores portabebés en Colombia"

Parte del éxito en el apoyo a las nuevas familias se debe a quienes leen y hacen comentarios sobre los artículos de este blog. Queremos contar con tu opinión o tu historia para enriquecerlos! 
Son bienvenidos tus comentarios a continuación, en:
info@babyayu.com 
¡Gracias!



Bebés: Estar disponible emocionalmente

A veces las madres pensamos que no podemos tener otro papel que el de mamás y sólo mamás, sin darnos cuenta de tanto que hacemos, así parezca que es sólo una cosa. Pero es muy probable que nuestros bebés se den cuenta que allí estamos, abriéndoles espacios emocionales y físicos, haciendo más de una cosa. Los primeros no se pueden medir, pero están y existen sin que nadie nos enseñe. Los espacios físicos se pueden medir, pero no suelen ser tan amplios.

Alt= Mamá disponible a tiempo completo"
Los bebés necesitan tanto de los brazos como del alimento

Estos espacios comienzan en el vientre, en la preparación del nido, y en los regalos, consejos y festejos si los hay. Muchas madres por ejemplo, abren primero una dimensión física que da camino a un espacio emocional. Y la disponibilidad y organización de ambas dimensiones se van acomodando, reacomodando y ordenando. Lo que llena ese espacio va a su ritmo. Así, la disponibilidad emocional puede ser amorosa, pero también venir con desamor. Porque es inherente a la condición de ser madre, y es un espacio que por lo general se abre para no cerrarse jamás.

Un bebé necesita de muchos cuidados, de alimento, de brazos. Y necesita de alguien que esté disponible tanto por dentro como por fuera para la satisfacción de sus necesidades. Una madre necesita apoyo para disponer de ese comienzo, el cual debe ser respetado por los demás, y no ignorado. Porque es sagrado, y porque allí cabrán también emociones de amor, de alegría, de añoranza, de comprensión y de valentía. Pero porqué no, de desasosiego, de desconsuelo, miedo, resistencia, melancolía y desolación; que podrían conducirla a la sensación equivocada de no hacer lo suficiente, o a la de hacer una sola cosa. Si, la disponibilidad emocional puede venir con amor, pero también con desamor. Y debe ser protegido porque pareciera que en ese espacio no hay cabida para nadie más que no sea su bebé; ni si quiera para ella misma. Aunque muy seguramente no es así. 

Esa amplitud posiblemente perdurará para siempre, aunque podrá llenarse de más emociones, y de más personas, incluida ella. Es un lugar tan agradecido y tan dinámico, que permite invitar a más; permite ordenar, reacomodar, resignificar, y encontrar más campo. 

Y por más de que se trate de un amplio lugar, hay algo que no debería tener cabida: debería estar cerrado para aquello de mostrarse disponible emocionalmente para que los demás vean que está haciendo las cosas bien. ¡No! esa disponibilidad emocional es por ahora para el bebé, y será tomada e interpretada por el pequeño. Como venga. Y los bebés bien saben que tienen a su mamá para ellos, y si no es la mamá, a la persona que está ahí para cuidarlos... ordendando, resignificando, reacomodando, reajustando… 

A su manera.

Por: Valeria Calderón, mamá, abogada y educadora certificada.

Alt="Nenes de leche"


Alt="los mejores portabebés en Colombia"

Parte del éxito en el apoyo a las nuevas familias se debe a quienes leen y hacen comentarios sobre los artículos de este blog. Queremos contar con tu opinión o tu historia para enriquecerlos! 
Son bienvenidos tus comentarios a continuación, en:
info@babyayu.com 
¡Gracias!


Portabebés, adopción y vínculo


¿Qué es la adopción? La adopción es un sistema jurídico creado para proteger a los niños, que busca el establecimiento de una relación paterno-filial con vínculos como los que se generan con la procreación, con un hijo que es ajeno.


Una relación jurídica y afectiva

La relación que se espera crear no sólo es jurídica, también es afectiva. Y se espera que sea sólida. Es un proceso que requiere adaptación, porque hay una historia previa a la decisión de adoptar a un niño, y porque ha habido vivencias previas por parte del menor antes de ser adoptado. Y estas historias serán determinantes en su continuación de la vida, ahora con una familia. La respuesta a las necesidades psicológicas y físicas del menor serán otras. Y las vivencias de quien asume el papel de padre o madre, serán otras también.

Factores determinantes

En un proceso de adopción influyen muchos factores. Algunos de ellos son la edad del menor, el lugar de donde proviene, el tipo de familia de la cual formará parte y las experiencias previas a la entrega en adopción, entre otros. Siendo una etapa sensible, si los cuidados se brindan con dedicación y respeto, además de incorporarse en ellos el tiempo, el entendimiento y la comprensión, probablemente el vínculo será más seguro y las relaciones de apego, muy probablemente sean distintas a las eventualmente negativas vividas por el niño con anterioridad. Pero es muy posible que haya tropiezos en el camino de su establecimiento si el comienzo de aquella historia de vida no estuvo relacionado con la proximidad, con la confianza y con la protección.

Tropiezos

Y no sería extraño esperar reacciones negativas. Tampoco sería extraño que el vínculo afectivo no se de tan pronto y que por el contrario, circule un ambiente de desapego, de inseguridad y de miedo a comprometer sentimientos en una relación que podría ser sentida por el pequeño como pasajera. Y que además requiera tiempo, seguridad, amor. Un proceso sanador, una nueva familia.

Por parte de quienes adoptan, puede haber culpa, tiempo invertido que no se ve resuelto, procesos eventualmente deshumanizados y largas esperas dependiendo del lugar, falta de preparación previa o cansancio, factores estos que podrían alterar esa conformación familiar. Incluso podría ocurrir que se dedica más energía al proceso de adopción en sí que al menor que se va a adoptar.

Y luego de la bienvenida a la vida nueva como familia, pueden aparecer miedos y preocupaciones por lo que se viene, expectativas de lo que se imaginaba y se encontró; y un proceso de adaptación. Factores todos a los que hay que hacerle frente con confianza, tiempo, proximidad, respeto y acercamiento pausado, para que afloren los comportamientos propios de la crianza que desarrollan una madre o un padre y un hijo. Hasta que ocurre la integración.

Herramientas

Y existen herramientas para que este proceso de integración y vínculo afectivo se de y se permita un clima de apego. Porque es tan necesario expresar amor a los pequeños como cuidarlos; y el amor se puede expresar a través de la proximidad física y la interacción, el tacto, la mirada y los demás sentidos. 

En el mejor de los casos, a través del afecto así expresado, un pequeño adoptado empieza a beneficiarse de los brazos y abrazos de sus cuidadores primarios (si está listo para recibirlos), así ellos no lo hayan concebido; y a disfrutar satisfaciendo su necesidad de cercanía. Por su parte, ellos pueden acostumbrarse a un nuevo niño en casa que empieza a revelar necesidades o regresiones que tal vez no pudieron descubrirse de manera temprana. 

Un bebé adoptivo necesita conocer a sus nueva familia a través de la interacción, el afecto, la inmediación, el tiempo y la constancia. Y su nueva familia también. El hacerle sentir que sus necesidades serán respondidas, muy probablemente le otorgará confianza y seguridad, y lo ayudará a armar esos lazos que se van desarrollando mientras se construye una relación. También el respetar sus tiempos porque puede tomar su tiempo crear vínculos.

Respuestas

No todos los niños adoptados son iguales y sus respuestas pueden variar, siendo posible que un pequeño que no está acostumbrado al contacto sienta resistencia a la proximidad física. Por ejemplo si ha tenido un inicio de su vida dificultoso, experiencias fuera del control, es el primer momento en que conoce a quienes lo adoptan o llegó a casa tiempo después de su nacimiento. Al fin y al cabo se trata de una personita que nunca había estado cerca de sus nuevos padres y se encuentra con un mundo diferente.

El porteo, un medio

El uso de portabebés puede convertirse en una herramienta muy útil en procesos y relaciones de adopción, porque la cercanía que promueven permite crear vínculos que redunden en su relación posterior, así como favorecer el que aflore el instinto materno y paterno. Sin embargo, puede ocurrir que el porteo no haga bien y que se necesiten otras alternativas o mecanismos graduales que faciliten la proximidad.

Llevarlo a un bebé en portabebés puede ser práctico, conveniente y maravilloso, y además facilitar que el amor crezca y sirva para darle la confianza de que puede sentirse querido, seguro y cuidado. Incluso si sirve como vehículo para permitir que la aproximación física se de más favorablemente, así tome su tiempo, por ejemplo empezando con nudos sueltos que le permitan movimiento.

Si eres una mamá o un papá adoptivo, puede ser que tus caricias y tus palabras de amor mientras lo llevas en brazos, permanezcan muy cerca del pequeño y le traigan tranquilidad. Aunque puede ser que el pequeño no esté listo. Ni tu tampoco. Si lo intentas sin forzar y funciona, a lo mejor pronto aprenderá que estás y estarás allí, que eres su padre o madre y con el tiempo seguramente reforzarán el vínculo que los convirtió en familia. Si lo intentas y no funciona, también es legítimo y válido sentir rechazo.

Si estás en proceso de adoptar un bebé, o si te acabas de convertir en una madre o padre adoptivo, tenerlo tan cerca de tu corazón como te sea posible (así esa cercanía no sea física), probablemente ayude a la conexión. Y le ayude al menor.

“Tan pronto como David llegó a casa, yo sentía una necesidad muy grande de llevarlo en brazos. Nunca había utilizado un cargador de bebé y David bordeaba el año y medio cuando llegó. No era usual para mí cargar su peso y David se mostraba reticente. Nos tomó unos días lograr el contacto. Empecé a escuchar sus señales y a darle la confianza de que me tenía allí para él y que iba a responder a sus necesidades en todo momento. El contacto visual, el estar cerca todo el tiempo, el hablarle con amor, el tomarle sus manitos al principio y luego intentar alzarlo poco a poco, logró que se sintiera a gusto conmigo. Yo empecé a acostumbrarme a llevarlo y pronto, nuestros cortos paseos fueron más largos. Juntos disfrutamos de la proximidad que nos brinda el portabebé, con hermosas caminatas que se han vuelto rutina en nuestro día a día”. Andrea.

Por: Valeria Calderón, mamá, abogada y educadora certificada.
¿Necesitas asistencia legal? Escribe a info@babyayu.com

Alt="Nenes de leche"


Alt="los mejores portabebés en Colombia"

Parte del éxito en el apoyo a las nuevas familias se debe a quienes leen y hacen comentarios sobre los artículos de este blog. Queremos contar con tu opinión o tu historia para enriquecerlos! 
Son bienvenidos tus comentarios a continuación, en:
info@babyayu.com 
O en http://www.facebook.com/ayuportabebes
¡Gracias!